Al correo electrónico nos llegó una historia muy reveladora sobre lo que realmente pasó con una de las gasolinerías más famosas de la zona metropolitana de Puebla: Gasópolis.

A principios de este año nos esteramos que había cerrado de manera intempestiva, pero una lona que colocaron en el lugar informaba de trabajos de remodelación.

Conforme pasaban los días iban creciendo las especulaciones, se llegó a pensar que los propietarios habrían huido por supuestos nexos con el huachicol.

Pero hace poco este correo que nos llegó, aclara la verdadera historia del cierre de Gasópolis, lo cual apunta a un tremendo fraude.

 

Aquí el correo:

 

Érase una vez en Puebla existía una gasolinera que presumía ser una de las más honestas en Puebla, su nombre: “Gasopolis”, su dueño: Felipe Neri Santander.

Las colas de coches para cargar eran de varios metros sin importar que hubiera dobles filas o que se desatara un caos vial.

El dueño Felipe Neri la estaba poniendo a la venta por un módico precio de 250 millones de pesos. Sus ventas superiores a los 500,000 litros al mes.

La gente cargaba por el rendimiento y por los litros completos; el servicio de café, conchas y agua de horchata era un extra para que la gente estuviera dispuesta a esperar hasta una hora para cargar su coche. En fin, eso podría justificar tan alto precio.

En esta operación de ventas participó mucha gente para poder concretarla, gente que asistió a las reuniones pero se les dejó afuera. Felipe Neri dijo a los brokers de la inmobiliaria y a todos que él era un hombre de palabra y que una vez realizada la venta él pagaría la comisión, la cual era de 4 millones de pesos, ni siquiera el 2%, pero bueno a veces la gente que hace negocios es así como mantiene tanta riqueza . Recordemos la honestidad.

Se le llevó un contrato de comisiones el día que se le presentó a la persona que venía de Shell México, sin embargo, no quiso firmar dicho contrato, él siempre apeló a su sentido de honestidad, no dejaba que nadie estuviera en las reuniones pero se les permitía ir y esperar. Siempre fueron las personas que tenían que estar y hablaban con él para el tema de la comisión, sin embargo cuando se logró la venta se vino el gran fraude.

Rolando Alberto Carreto Camacho era el contacto de Felipe, ¿qué hizo el señor?, absolutamente nada, solamente presentar al dueño y él se llevaría los 2 millones de pesos, es decir, la mitad de la comisión.

A todos los que estaban detrás de la inmobiliaria, broker, los que trajeron a Shell y la persona que enlazó a ambas partes entre todos ellos se deberían repartir los otros 2 millones.

Rolando no tenía ni automóvil en qué llegar y al final resultó que el contacto de Felipe resultó ser igual a él, sin palabra.

La estación ya se vendió a Shell, el dueño pagó la comisión a Rolando sin decir a las otras personas que ya se había cerrado el trato, él prometió dar la parte correspondiente a cada uno, sin embargo no fue así.

Rolando aseveró en varias conversaciones que el dueño sólo le pagó 800 mil pesos mexicanos y que de ahí él tenía que repartir 500 mil para una persona más, o sea que los otros 300 mil  se repartirían entre todos los demás.

Existen las fichas de depósito que comprueban que recibió más de 3 millones de comisión y que sólo dio a la parte vendedora 300 mil.

Los depósitos de los hicieron a su mamá, prima, sobrinas y el señor le puso dos restaurantes a su hijo en la BUAP, el Cafetalero y su cocina negocio que salió de un fraude, se fueron 1 mes de vacaciones a Cancún y Puerto Vallarta , Rolando compró coche nuevo y casa nueva .

Una de las personas que no recibió su comisión utilizaría el dinero para su hijo que sufre de una enfermedad. Otros más los utilizaría para pagar la colegiatura de sus hijos. Así es cómo la gasolinera más honesta de Puebla realizó un negocio millonario y fue injusto para las personas que lograron la venta.

Rolando tiene dos demandas por fraude, habrá que sumarle esta que ya existe una demanda contra él y sus familiares por fraude y por el ingeniero Felipe Neri que al final existen conversaciones y grabaciones de los acuerdos, así como las fichas de depósito de Felipe Neri Zambrano y su hermana Pilar Zambrano.

Esta declaración solamente es para reflexionar y para alertar a las personas sobre estos defraudadores, lamentablemente en México no existe la manera de crecer en conjunto siempre se busca chingar por algún lado a los más trabajadores

En México las apariencias engañan, no porque te esperes una hora para cargar gasolina quiere decir que la gasolinera es honesta, sino que a los mexicanos nos gusta ver cosas donde no las hay.