La presidenta municipal de Puebla, Claudia Rivera Vivanco, autorizó destinar una parte del presupuesto del Ayuntamiento de Puebla para la contratación de una estrategia digital que le ayude a mejorar su imagen, que está tocando fondo ante la ausencia de resultados en diversos ámbitos como la seguridad pública.

Uno de sus asesores le vendió la “grandiosa idea” de contratar a un equipo de “expertos” en redes sociales para alcanzar dichos objetivos que ya están en marcha.

No es más que una granja de bots manejada por jóvenes millennials que ni redactar saben.

 

¿Cuál será la tarea de estos jóvenes entusiastas?

 

  1. Tienen la encomienda de compartir y dar me gusta a todos los mensajes de Claudia Rivera, así como algunas dependencias de su gobierno y sólo algunos integrantes de su gabinete, entre ellos su hermana Mayté Rivera que está al frente del DIF Municipal.

 

  1. Harán comentarios positivos a cada acción de la presidenta municipal, desde luego usando algunas etiquetas para poder levantar tendencia en las redes sociales. Aquí veremos mensajes de que está haciendo un buen trabajo, que va por buen camino y que se esfuerza día y noche para tener una ciudad ejemplar.

 

  1. Una parte de esta granja de bots servirá para atacar a todos los críticos de la presidenta; aquel que se atreva a señalar su mal trabajo se enfrentará al odio de estos millennials, que sí son muy buenos para lanzar una bola de descalificaciones. Los reporteros de la fuente y los representantes de los medios de comunicación no estarán exentos de estos ciberataques.

 

Pero la estrategia tiene un pequeño defecto, los perfiles que ya usan son fáciles de identificar, no tienen foto de usuario, sus nombres de cuentas tienen muchos números y algunos no alcanzan los 50 seguidores, por lo que su trabajo será invisible o no valdrá la pena, al menos que se pasen todo el día etiquetando mensajes a medio mundo. En Twitter no tardarán en ser denunciados.

 

Pero eso no es todo, la partida económica alcanzará para contratar algunos influencers, poblanos y del interior del país, para que todo el tiempo adulen a Claudia Rivera, que digan que en la ciudad de Puebla todo marcha sobre ruedas, que la inseguridad va a la baja, que la austeridad republicana está presente, que Puebla es un municipio donde hay orden y se respeta la ley, que está aplicando una buena estrategia, que sus programas son de gran impacto social, que sí está trabajando y demás. Estos mensajes costarán mucho dinero, dependiendo el número de seguidores de los influencers.

 

Es así como tratará de maquillar la realidad que se vive en la capital del estado, donde siguen creciendo los actos delictivos, donde el comercio informal está fuera de control, donde se hacen grandes negocios con la autorización de permisos, donde no paran las ejecuciones, los robos y asaltos.

 

La granja de Claudia Rivera será alimentada con dinero del pueblo y servirá siempre y cuando en verdad se ponga las pilas y atienda todas las demandas sociales, sólo así las familias poblanas reconocerán su esfuerzo, mientras tanto en las redes sociales la seguirán repudiando y señalando cada uno de sus errores, por muy grandes o pequeños que éstos sean.

 

Ya un usuario de Twitter le advirtió que si no se pone a trabajar, el descontento lo escuchará la noche del 15 de septiembre con una rechifla afuera del Palacio Municipal de Puebla.

 

Tiene tres meses para recomponer el camino, el real y no el digital.