Siguen apareciendo empresarios que aseguran entregaron fuertes cantidades de dinero a la ex directora de Desarrollo Urbano del Ayuntamiento de Puebla, Mónica Cervantes Tenorio, para obtener licencias de funcionamiento de antros, botaneros y centros nocturnos. Ella es apenas la punta de la madeja de la corrupción que hay en el gobierno que encabeza Claudia Rivera Vivanco.

El que la sigue pasando muy bien, pese a las constantes quejas de violencia que hay en San Pedro Cholula, es el alcalde Luis Alberto Arriaga Lila, quien frecuentemente viaja por el país y otras partes del mundo, en lugar de atender los problemas que siguen creciendo en su municipio. 

El caso del niño Santiago Calixto Arrieta, de tan sólo 9 años de edad, quien murió a causa de una bala perdida cuando ayudaba a su abuelo cuidando carros en el Hotel María Sofía, no le quita el sueño a Luis Alberto Arriaga, ni tampoco lo privará de seguir viajando por el mundo. Ya lo verán, sólo basta con seguir monitoreando sus redes sociales. 

En redes sociales circulan quejas que ponen al descubierto una serie de irregularidades por el cobro duplicado a varios clientes que pagan con tarjeta de crédito o débito en Mega Soriana de Angelópolis. Lo malo del asunto es que al quejarse, los afectados se topan con la prepotencia y los malos tratos de la subgerente Verónica Ramírez, quien no sabe que le pagan para servir y atender a los clientes, no para tratarlos con la punta del pie. Estas y otras quejas ya fueron turnadas a la dirección nacional de la tienda. 

Este fin de semana quedó demostrado que Alejandro Armenta y todos sus seguidores sí apoyarán de manera incondicional a Miguel Barbosa Huerta, candidato de la alianza “Juntos Haremos Historia a la gubernatura de Puebla”, en las elecciones del domingo 2 de junio. Los agravios quedaron en el pasado. 

Sigue el misterio por el cierre inesperado de Gasópilis, una de las estaciones de gasolina más popular de la ciudad de Puebla, no sólo porque vendía litros completos, sino porque regalaban agua, pan y café a sus clientes y porque el personal era extremadamente amable. Nos cuentan por ahí y seguimos investigando, que el cierre se debe porque de por medio hay un fraude tras la compra de la franquicia de parte del grupo Royal Dutch Shell.