"Ningún obstáculo nos puede impedir alcanzar nuestros sueños; somos mexicanos, somos imparables", se puede leer una placa en la frontera norte con el ruido del mar como música de fondo. En Playas de Tijuana existe este muro que se puede apreciar cómo se mete mar adentro, la barrera de acero divide al "Parque de la amistad" donde hay unas letras de metro y medio para que los turistas se tomen la foto del recuerdo donde dice: Tijuana, aquí empieza la patria. Muchos vienen hasta este punto a ver al vecino distante, donde la Unión Americana comparte el oleaje del mar; tan cerca y tan lejos. Una camioneta del border patrol con dos agentes a bordo y con binoculares vigilan a quienes se fotografían en la barrera pintada con mensajes de migrantes que han estado en ese lugar, algunos turistas o curiosos que se asombran del muro de metal mientras otros planean como cruzarlo. Pero como se lee en letras mayúsculas "somos imparables" y es que los inmigrantes son imparables, cruzan y si los regresan lo intentan de nuevo. Son personas buscando un mejor porvenir, no son una amenaza letal para nadie.


Donald Trump arrancó su primera campaña presidencial atacando a México usando el tema migratorio de bandera. Fue el 16 de junio de 2015 y lo que parecía una broma se convirtió en realidad. Eso entre otras cosas lo hizo ganar. Para personas que nunca han salido de sus pueblos o ciudades lejos de la frontera, el hecho de que el presidente quiera construir un muro suena atractivo. Quienes conocemos la frontera sabemos que las cosas son diferentes. La frontera vive una dinámica muy distinta al resto de ambos países. Por eso cuando se ve en las noticias que Trump quiere un muro, en realidad quiere más que eso. Quiere una división que genere miedo en los estadounidenses y que le gane adeptos para un segundo término. En enero pasado desde la Casa Blanca, el mandatario preguntó: ¿Cuánta sangre estadounidense más debemos derramar para que el Congreso finalmente haga su trabajo?', esto porque para él es necesario que haya fondos para su promesa de campaña que es posible nunca se cumpla.

George H. W. Bush, Bill Clinton y George W. Bush llegaron a construir cercas y muros a lo largo y ancho de la frontera, sur para Estados Unidos y norte para México. Obama también se unió a sus predecesores a la hora de forjar barreras físicas. Pero lo de Trump es una división llena de mucho simbolismo. Hay odio y racismo en su idea. Hay mentiras de que todos los que ven a este país como una oportunidad de salir adelante solo quieren matar y robar. Recientemente el presidente visitó Calexico en la frontera con Mexicali en Baja California. Existe una placa que dice que ahí inicia el muro de Donald Trump pero en realidad ese plan de cambiar esas barreras ya se venía cocinando desde la pasada administración. Y con la amenaza de cerrar la frontera, el empresario convertido en presidente se prepara para lo que será su segunda campaña esta vez pensando en la reelección. Ese es el fondo de todo esto. Hay cosas más importantes por atender, pero él se enfoca en lo que le genera más empatía.

¿Se necesita el muro? La respuesta es no, ya hay barreras divisorias. ¿Hay crisis en la frontera? La respuesta es que no, aunque si muchos centroamericanos usan a México como puente para llegar a la tierra prometida norteamericana. ¿Puede cerrar Trump la frontera? La respuesta es que no, aunque ya lo intentó y las pérdidas fueron millonarias. Todas las ciudades fronterizas se necesitan la una de la otra. Los habitantes de la frontera están acostumbrados a esperar horas para el intercambio comercial o por razones de trabajo o diversión. Ningún obstáculo puede detener a los mexicanos o los que decide emigrar de sus pueblos y ciudades buscando una vida mejor. Una vez más el presidente estadounidense solo usa el tema de la frontera a su favor qué, aunque le dé un año a México para que mejoren las cosas es justo en un año cuando estará en plena campaña de reelección y nuestro país una vez más será la punta de lanza de su plan de quedarse cuatro años más en la Casa Blanca. Ya lo verán.


Twitter, Instagram, Snapchat, Periscope: @sabio28