Pues resulta que la corriente ADN del PRD tomó el camino del precipicio y hacia allá encamina a la militancia poblana, bajo el amparo de la dirigencia nacional.
Esta corriente del neoizquierdismo poblano “novateó” a los sabuesos de la coordinadora nacional e impuso su voluntad y con su decisión dejo sin operación financiera y de toma de decisiones al verdadero perredismo. Vaya, ni para agua embotellada o papel higiénico dejaron a la coordinadora estatal, que solo esta sirviendo como pieza de exhibición, la cual por cierto, nadie voltea a ver.
Lo que hay que reconocer es que la corriente local de ADN le dio dos vueltas a los que se supone que son grandes lobos negociadores de la política, solo porque viven en la capital del país.
Los patos le tiraron un hueso a las escopetas y las escopetas corrieron tras él.
Todo ocurrió cuando la coordinadora nacional impuso a los integrantes de la dirigencia local. Después hubo una negociación que derivo en que, desde la Avenida Benjamín Franklin 84, de la Colonia Escandón en la CDMX, decidieran que para eficientear los gastos, optarían por apoyar a Enrique Cardenas como candidato de unidad.
Significa que la izquierda, con tal que los recursos de las prerrogativas se concentren en la coordinadora nacional, apoyarán al ex rector de la UDLAP.
La realidad de Puebla es lo de menos. Es el camino fácil para beneficiar a un porcentaje mínimo de los liderazgos.
Su apuesta fue a los intereses personales de una minoría, sacrificando la operatividad de representatividad; en otras palabras, la minoría se impuso a la mayoría.
Ahora solo están viendo si es mejor que el dinero caiga directamente a los estados xdi cuenta de la dirigencia nacional o si se arriesgan a que se depositen en las cuentas locales y haya una revuelta y no se los triangulen.
Al final, para loa mayoría de los perredistas, la nominación de Cárdenas es producto de la imposición y esto hace pensar que no van a apoyar de verdad al precandidato durante la campaña.
Hoy se negocia si así se van a quedar o su desde Chilangolandia se decidirá lo que pase en Puebla.
Ni los Martinez Amador, ni los Rendón Tapia, ni los Luna Porquillo demostraron agallas para controlar a los capitalistas-socialistas.
@AlbertoRuedaE