Los trabajadores del Hospital de Traumatología y Ortopedia del IMSS en Puebla, necesitan con urgencia un curso de sensibilización, sobre todo los que trabajan en el área de urgencias los fines de semana, pues parece que no tiene corazón o simplemente su trabajo les vale gorro.

Y es que hace unos 20 días a un señor que se cayó de las escaleras de su casa lo trataron con la punta del pie, jamás lo atendieron, querían verlo muerto para reaccionar. No había personal que le sacara una simple radiografía, no había doctor, las enfermeras dormían y los empleados administrativos sólo brillaron por su trato déspota.

Por cierto, el Hospital de La Margarita sigue siendo la antesala del inframundo; los pacientes con alguna urgencia sólo van a morir a ese sitio que es peor que la cárcel, los enfermos se ven en los pasillos donde la atención es mínima, nadie quiere ya estar en ese nosocomio.

Desde hace varios meses, en las redes sociales circulan videos grabados de manera secreta en el que se pone en evidencia las malas condiciones en las que son atendidos los pacientes en el Hospital de La Margarita. El gobierno federal y eI IMSS no han concretado acciones para acabar con este gran problema.

Hasta el momento no hay avances en la nueva sede del Hospital de San Alejandro, el cual fue cerrado de manera definitiva tras los sismos de septiembre de 2017; todos los derechohabientes fueron canalizados al de La Margarita, de ahí que éste se convirtió en la antesala del inframundo.

Donde la atención ha mejorado increíblemente es en los hospitales adscritos a la Secretaría de Salud del estado de Puebla, como los del Norte, Sur, el de Cholula y en el Hospital para el Niño Poblano. Los trabajadores sociales, médicos y enfermeras se han sacado un 10, a pesar de la carga de trabajo siempre muestran su mejor sonrisa. La nueva secretaria Lucia Ojeda Lara ya se dio cuenta del cambio y sin dudarlo seguirá en esa misma línea.