No sólo los ductos de Petróleos Mexicanos (Pemex) son perforados para extraer su producto.

En la zona metropolitana de Puebla los tubos de distribución de agua potable sufren la misma suerte, aunque a menor escala, riesgo y afectación.

Tan sólo en 2018 la empresa “Agua de Puebla para Todos” registró mil 300 tomas clandestinas, principalmente en zonas populares ubicadas al sur de la capital del estado, donde el crecimiento poblacional fue desordenado.

La compañía concesionaria, a diferencia de la petrolera, no ha ejercido acción penal en contra de los responsables y nunca lo hará, por el contrario, ha buscado esquemas de financiamiento para regular y garantizar el servicio.

Hay que decirlo, “Agua de Puebla para Todos” no ha detectado a personas que se dediquen a robar el vital líquido para luego venderlo a otra parte. El robo es para uso doméstico y comercial, pero ello ha representado una pérdida de 45 pipas diarias (13 mil 390 metros cúbicos al mes).

Lo que también ha corroborado la empresa es el uso irracional del agua. Por ejemplo, en la exclusiva zona residencial de Lomas de Angelópolis, una persona instaló en su casa un sistema para generar brisa, usando una enorme cisterna con un artefacto especial.

En esa misma zona se ha descubierto que los administradores de los clusters, de manera alevosa cierran continuamente la llave del sistema de suministro para engañar a los vecinos diciendo que no hay agua y que habría que comprar pipas, por lo que obtienen una buena ganancia al simular dicha compra.

Eso ya es una práctica común en esa zona, que es la más opulenta de San Andrés Cholula.

Hay otros comercios, principalmente hoteles instalados en ese sitio y en la capital del estado, que de manera ilegal se conectan a la red de agua potable para ahorrarse varios millones de pesos.

Por eso en el Plan de Trabajo 2019 de “Agua de Puebla para Todos”, se incluye una estrategia para hacer que el mayor número de usuarios cuente con medidores de agua, tan sólo este año se destinarán 176 millones de pesos en el programa de micromedición, con el cual se entregarán gratuitamente 65 mil medidores a determinados usuarios. El objetivo de esto es que nadie se robe el producto y sobre todo que los clientes paguen lo justo.

Actualmente de los 500 mil hogares adscritos a la red de distribución, sólo 110 mil cuentan con estos artefactos. La meta de “Agua de Puebla para Todos” es que en 2021 haya 250 mil medidores y para el 2024 un total de 450 mil.

Esta es la lucha diaria de la compañía que tiene la concesión del servicio hasta el año 2044. Y que está haciendo diversos esfuerzos para no quedar mal con sus clientes, pues está en la mira de los gobiernos y legisladores que integran la alianza “Juntos Haremos Historia”.