Yalitza Aparicio Martínez es la mujer del momento. Después de ser descubierta por el director de cine Alfonso Cuarón para protagonizar su filme autobiográfico Roma, la originaria de Tlaxiaco, Oaxaca le ha dado un cambio radical a su vida. Dio un giro copernicano. Su vida ya no es la misma desde que la película se comenzó a proyectar en festivales, algunas salas de cine selectas y a través de Netflix. De hecho, después de terminar de filmarla, ella regresó a su pueblo, a su vida fuera de las cámaras por más de un año. No es actriz, pero tampoco hoy en día es ajena a lo que conlleva el hecho de ser una nominada a un Oscar a Mejor Actriz, un mérito para nuestro país que solo comparte con Salma Hayek. Muy pocas mujeres han vivido lo que ella está viviendo. La oaxaqueña llegó para cambiar la percepción de la mujer mexicana. Su belleza natural no conoce fronteras.

Es un hecho que Roma es la película del 2018, nominación tras nominación termina con premios. El corazón de la película es sin duda ella. La joven de 25 años no tenía en sus planes actuar, de hecho, fue su hermana la que decidió acudir a un casting y esta a su vez le pidió que la acompañara. Yalitza es profesora de prescolar, aun esperaba su plaza para cuando apareció esta oportunidad. De 500 jóvenes que se tenían, la lista por semanas se iba haciendo pequeña hasta quedar tres. Siendo Yalitza la elegida por Cuarón que vio en ella eso que buscaba, una joven sin tanto roce con la ciudad, que tuviera un brillo propio y quizá también al verla el cineasta regresó al pasado, a su niñez en la calle de Tepeji 21 en la Ciudad de México. 

 

Si la buscamos en Google aparece un sin fin portadas de periódicos, revistas y videos en Youtube. Así como también comentarios en redes sociales de los cuales parecería que a muchos no les ha gustado que ella triunfé. Curiosamente donde más comentarios negativos ha tenido es en México. Aunque es un cliché eso de que el enemigo de un mexicano es otro mexicano, en el caso de novel actriz si ha polarizado demasiado las redes. Están los que festejan su portada de Vogue o su nominación al Oscar como los que se burlan de su condición de indígena o el color de piel. Creo que Aparicio está siendo bien asesorada para no caer en el juego de los amantes de atacar desde el anonimato de una computadora o un teléfono móvil. Su éxito debería ser el éxito de todos. Ella tiene un brillo especial que ahora gracias a Netflix se ve en cualquier país y a cualquier hora. 

 

Durante el almuerzo que organiza cada año la Academia del Cine en Los Ángeles para los nominados al Oscar, la mexicana fue la más buscada. Así ha sido durante la temporada de premios a lo mejor del séptimo arte. Lady Gaga la buscó para una foto y el actor Bradley Cooper aparte de una foto también le pidió que le mandará un saludo a su pareja, la modelo rusa Irina Shayk, a través de una videollamada. No sé qué otra mexicana esta así en boca de todos, creo que solo esta joven maestra de Tlaxiaco, Oaxaca ha logrado dar un salto a la fama como pocas veces se ve. Y de una manera sana, sin tener que caer en lo grotesco por algún video escándalo o similares. Esta vez es por su trabajo y dedicación a un proyecto dentro de un mundo que le era ajeno. Siga o no en la actuación, Yalitza Aparicio hoy es un orgullo para todos los mexicanos y no resta más que desearle lo mejor. Su vida ya no será la misma, hoy lleva una nueva ante el ojo público.

Twitter, Instagram, Snapchat, Periscope: @sabio28