Corren muchas versiones de cara al fallo del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF) sobre la gubernatura del estado de Puebla, algunas son inverosímiles, otras toman fuerza y unas más dan risa.

Por ejemplo, en las filas de la alianza “Juntos Haremos Historia”, corre el rumor de que en caso de anularse la elección el candidato ya no sería Miguel Barbosa Huerta, sino el actual senador de la República Alejandro Armenta Mier, hoy militante de Morena, ayer del PRI.

En los pasillos políticos se escucha: “Está muy enfermo”, “si va de nuevo como candidato vuelve a perder”, “lo más seguro es que Andrés Manuel López Obrador le dé un buen cargo”, entre otras expresiones que trazan varios escenarios.

Sin embargo, Alejandro Armenta ha declarado a los cuatro vientos que tiene todo lo necesario para poder competir en la elección extraordinaria, desde dinero, estructura, hasta el apoyo del propio presidente de México Andrés Manuel López Obrador.

Incluso, ha mandado hacer varias encuestas para demostrar que tiene mejores números que Barbosa y cualquier otro integrante de la alianza integrada por los partidos Morena, del Trabajo y Encuentro Social.

Asegura que él es el mejor prospecto ante cualquier situación de emergencia.

No es una casualidad que desde hace varios meses Alejandro Armenta haya marcado una “sana distancia” con Miguel Barbosa, tampoco es casualidad que muestre últimamente un carácter bonachón, compasivo, amigable y mesurado; está claro que quiere enseñar una buena imagen, si es que ofrece para los próximos días o para dentro de seis años.

Sus constantes acercamientos con la prensa lo delatan, así como su estrategia en redes sociales.

¿Sacrificaría todo lo que está construyendo en la Cámara de Senadores?

Y es que el tema de la gubernatura de Puebla no deja dormir a Alejandro Armenta, desde hace varios años que le dijeron que tenía hasta el porte para llegar a Casa Puebla; cuando militaba en el PRI así lo escuchaba por parte de muchos de sus amigos, pero se atravesó la lealtad que le tenía a Javier López Zavala, quien al final fue el elegido. Armenta siempre respondía a los llamados de Zavala.

Miguel Barbosa sabe perfectamente que al interior de Morena hay una corriente que viene impulsando a Alejandro Armenta para que tome su lugar en caso de que el Tribunal Electoral decida anular las elecciones y convocar a un proceso extraordinario. Sólo basta con echar un ojo al Congreso del Estado para ver qué diputados están con Armenta, no es difícil adivinar, sólo hay que ver quiénes no jalan con José Juan Espinosa, presidente de la Mesa Directiva.

Hasta el momento todas son especulaciones.

Es probable que este miércoles 5 de diciembre los magistrados del TEPJF despejen las dudas, con lo cual se visualizará el futuro de todo un estado.

Hay dos escenarios: se anula la elección o se ratifica el triunfo de la candidata del Frente Martha Erika Alonso Hidalgo.