No es una casualidad que después de las elecciones del domingo 1 de julio hayan cesado los actos delictivos en el municipio de Teziutlán. Durante la campaña hubo desde robos hasta asesinatos, uno tras otro.

Pero ahora a los teziutecos se les hace demasiado raro que este tipo de sucesos se hayan frenado de manera intempestiva, por lo que sospechan que todo fue orquestado por el actual presidente electo Carlos Peredo Grau para afectar la imagen del alcalde Toño Vázquez y la de su candidata Corona Salazar Álvarez. Sin duda el ambiente de inseguridad afectó a los panistas y benefició al ex priista que ahora viste la camiseta del partido Compromiso por Puebla. 

La semana pasada alguien saludó a la diputada sin partido Socorro Quezada Tiempo diciéndole “menos días” en lugar de “buenos días” y es que al igual que a sus 40 compañeros de legislatura se les está acabando el fuero, después del último segundo del 14 de septiembre dejarán de ser diputados locales.

Muchos de ellos pasarán al desempleo, otros tendrán nuevas responsabilidades en la administración pública, los que ganaron en las elecciones del domingo 1 de julio serán alcaldes y los menos retornarán a sus negocios, así es esto de la política.

Nos preguntamos qué les pasaría a los diputados electos de Morena Héctor Alonso Granados, Raymundo Atanacio Luna y Emilio Maurer, que el viernes pasado llegaron en son de paz a la sede del Poder Legislativo. Permanecieron calladitos en la sesión extraordinaria y en esta ocasión dejaron en casa sus trajes de vándalos y provocadores. 

Y quién sabe por qué no llegó Guadalupe Esquitín Lastiri a la rueda de prensa donde se presentaron los integrantes del bloque Por Puebla al Frente de la nueva legislatura local que inicia funciones el sábado 15 de septiembre. ¿Tendría alguna complicación estomacal o tuvo que hacer algo más importante? De los 14 diputados electos fue la única que faltó.