Uno de los posibles escenarios después de una contienda electoral, es que algún partido pierda el registro si no consigue el porcentaje de votos establecido en el artículo 41 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos.

En los últimos días se ha suscitado un intenso debate respecto a la interpretación del artículo 41 de la Constitución, que establece que “El partido político que no obtenga, al menos, el tres por ciento del total de la votación válida emitida en cualquiera de las elecciones que se celebren para la renovación del poder Ejecutivo o de las Cámaras del Congreso de la Unión, le será cancelado el registro”.

El motivo de debate tiene que ver con si el tres por ciento de votos a que se refiere la Constitución que deben conseguir los partidos políticos para mantener su registro, se aplica a las tres elecciones o conservan su registro si obtienen esa votación en alguna de las elecciones que se celebren.

Las autoridades electorales, tanto el Instituto Nacional Electoral como el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación, han optado en esta como en todas las ocasiones en las que se ha determinado la cancelación del registro de un partido político por no alcanzar el umbral de votos requerido, por la segunda interpretación, con la cual concuerdo.

El establecimiento de un porcentaje de votos para mantener el registro es importante para medir la representatividad en el país de cada partido político ya que, con base en este registro, los partidos obtienen importantes prerrogativas como financiamiento público y acceso a radio y televisión, entre otras, así como la posibilidad de contender por diversos cargos de elección popular.

Como medida precautoria establecida en la ley, a la conclusión de los cómputos distritales a los partidos que no hayan obtenido el tres por ciento en alguna de las elecciones, la autoridad electoral les asignará un interventor que se hará cargo de vigilar las finanzas de los partidos políticos para que los recursos con los que cuenten se usen conforme a la ley y de manera responsable, por lo que los partidos no podrán utilizar sus recursos sin autorización del interventor hasta que, en sesión celebrada los últimos días del mes de agosto, se resuelva en definitiva sobre la pérdida de registro, ya que ese es el plazo legal para que la autoridad electoral asigne las diputaciones y senadurías por la vía plurinominal que corresponden a cada partido político con base en los cómputos definitivos una vez resueltas por el Tribunal Electoral las impugnaciones presentadas por los institutos políticos.

Con base en las sentencias del tribunal y la determinación de los porcentajes de votación definitivos para cada partido, se restará la votación de los partidos que no obtuvieron el tres por ciento de la votación nacional emitida para la asignación de espacios que por la vía plurinominal corresponden a cada partido político en ambas Cámaras. Los partidos políticos que pierdan el registro conservarán las curules que por mayoría relativa ganaron en las urnas.

El próximo 23 de agosto conoceremos en sesión del Consejo General del INE los partidos políticos que perderán el registro y que comenzarán con el proceso de liquidación establecido en la ley.