La elección en Puebla se convirtió en una lucha intestina por el poder pocas veces visto. 
El del 1 de julio del 2018 será recordado como el proceso electoral más controvertido de todos los tiempos. 
Martha Erika Alonso Hidalgo se ha convertido, a pesar de las inconformidades, en la gobernadora electa de Puebla; la primera en la historia del país emanada del PAN y la primera en la historia de la entidad. 
Pude conversar con ella un día después de haber recibido su constancia de mayoría.
Me sigue llamando la atención su "don de gentes". 
Contrario a lo que siempre se ha dicho del ex gobernador Moreno Valle quien infundia antes que respeto, temor y antes que amabilidad, un dejo de arrogancia, Martha Erika Alonso mantiene una sencillez y una amabilidad que transmite confianza. 
Valdría la pena que la gente en su entorno, su primer circulo, se contagie de esa personalidad, la cual le ayudará a la gobernadora electa sanar las heridas y enconos que el proceso ha dejado. 
Por eso, en la primera entrevista que quien esto escribe le hizo para Televisa Puebla, la gobernadora electa hace un llamado a la unidad y la reconciliación. Entiende que es momento de dejar atrás la elección y ver hacia adelante por el bienestar de la entidad poblana. 
"Hacer un llamado a la civilidad política, decirle a las personas que votaron por mí que no les voy a fallar y a las personas que no votaron por mí, que decidieron por otra opción, que voy a trabajar incansablemente por ganarme su confianza", señaló Alonso Hidalgo a la que se le nota cansada pero nunca preocupada; sabe manejar la situación por adversa que parezca. 
Habló sobre el encuentro que espera tener la próxima semana con el gobernador en funciones Tony Gali para iniciar con un proceso de transición terso y responsable. 
También se pronunció por elegir a los mejores perfiles dentro de la conformación de su gabinete que avalen no sólo el trabajo que van a realizar, sino la experiencia suficiente para hacerlo bien.
Sabe de la importancia por mantener una relación cercana y de respeto, a través de una agenda compartida con quien será el Presidente de México, Andrés Manuel López Obrador. 
También destacó la relevancia de trabajar con todos los ayuntamientos electos, la mayoría emanados de Morena, dejando a un lado los colores partidistas. 
"Cuando uno está en la política siempre hay que ser conscientes que por el bien del Estado debes trabajar con quien sea, no importan ya los partidos políticos, eso quedó atrás, hoy están las responsabilidades, están los cargos y trabajar de manera coordinada no sólo con Claudia Rivera sino con el resto de los 216 municipios en el estado de Puebla".
El escenario para Martha Erika Alonso no es sencillo pues se debe trabajar en una estrategia que legitime su gobierno. 
Compromisos reales que ofrezcan garantías a la libertad de expresión. 
Cálculos políticos milimétricos que permitan reconquistar la concordia.
Argumentos sólidos que restablezcan la paz y la tranquilidad en una Puebla convulsionada y herida, tras un proceso electoral que fracturó a la sociedad misma. 
@AlbertoRuedaE