El debate entre los candidatos a Casa Puebla puso en evidencia  la debilidad de Miguel Barbosa Huerta, abanderado de la alianza “Juntos Haremos Historia”.

Tuvo la oportunidad de tapar bocas y responder a dudas que surgieron al inicio de campaña y tras las investigaciones de varios medios de comunicación en torno a su patrimonio.

Pero jamás lo hizo, guardó silencio y en otros momentos evadió las acusaciones.

En este debate -el primero y el único organizado por el Instituto Electoral del Estado (IEE)- se mostró frágil, incluso siempre lució desencajado, pareciera que no se preparó para este encuentro que se dio a veinte días de las elecciones.

Miguel Barbosa fue blanco de ataques y a pesar de ser un político con el colmillo largo y retorcido, no supo responder a la tunda que le propinaron sus demás adversarios.

No vio lo duro sino lo tupido.

Quizá llegó aturdido por la publicación del periódico “El Universal” que reveló una aparente red de tráfico de influencias que logró en su paso por la presidencia del Senado de la República. Ese medio de comunicación señaló que el candidato de MORENA logró que su hermano, propietario y socio de al menos tres empresas, obtuviera contratos millonarios en la Secretaría de Comunicaciones y Transportes del gobierno federal.

Enrique Doger, Michel Chaín y Martha Erika Alonso, ocuparon parte de su tiempo para señalar estas y otras cosas que mantienen a Miguel Barbosa en el ojo del huracán.

Además de ello, este candidato no cumplió con las expectativas, se esperaba que fuera más ofensivo, pero no lo fue, sólo se limitó a decir que los ataques estaban pagados por Rafael Moreno Valle, quien en el  pasado reciente fue su aliado, pero hoy es su archienemigo.

Aun así Miguel Barbosa se proclamó el vencedor del debate, aunque la mayoría de los analistas políticos han señalado en diferentes foros que fue el gran perdedor.

Este es el primer párrafo del boletín enviado por el equipo del candidato de Andrés Manuel López Obrador:

“Ganamos el debate  con más fuerza, aun y cuando eran tres contra uno, pero este uno fue mucho más que esos tres”,  manifestó el candidato a gobernador de Puebla por la Coalición Juntos Haremos Historia, Miguel Barbosa Huerta, quien dijo que sus oponentes intentaron sacarlo de balance pero que la lealtad y el compromiso con la gente fueron más fuertes para mostrarse como un hombre con carácter y templanza para seguir adelante y ganar la gubernatura porque hay mucho por hacer por Puebla…”.

Quienes vieron el debate, tendrán la mejor opinión en esta lucha por Casa Puebla.