Todos sabían que se jugaban la última carta.

El debate que presenciamos los poblanos deja claridad sobre el rumbo que tomará la contienda en la recta final.

A 17 días de que termine el periodo de campañas, no cabe duda que Martha Erika Alonso se posiciona como la favorita.

Aun con un formato un tanto riguroso y acartonado, Miguel Barbosa demostró vulnerabilidad y un discurso anquilosado, débil, frio.

Queda claro que la ola lopezobradorista es lo que mantiene en la jugada al Senador con licencia.

Fue atacado por Martha Erika Alonso, Enrique Dóger y Michel Chain si que el neo morenista haya hecho algo eficaz para defenderse.

Al menos no aclaró las acusaciones.

Su estrategia de reacción no fue acertada.

Parecía por momentos que no iba preparado.

Martha Erika salió respaldada por Michel Chaín quien se lanzó con todo contra Barbosa.

Debo reconocer que Chain Carrillo me sorprendió por su capacidad para acertar en los ataques contra Barbosa, aunque también dejo en claro el papel que ha jugado y seguirá jugando en las próximas semanas.

En una de esas, Barbosa Huerta acierta en la posible declinación del verde ecologista a favor de la candidata.

Enrique Dóger se mostró seguro y no quedó a deber en la presentación de sus propuestas y en el arte de generar controversia con su estilo sarcástico al momento de arremeter contra el candidato de Morena.

Para muchos resultó sorprenderte que haya decidido no agredir a la candidata de Por Puebla al Frente; por momentos podría parecer que ya hay un pacto.

Más allá de señalar quien perdió en el debate del lunes 11 de junio, queda más bien claro quien perdió: Luis Miguel Barbosa.

incluso previo al debate la y los candidatos mostraron su seguridad y tranquilidad.

Michel Chain apenas bajo de su camioneta se metió casi corriendo al lobby donde el personal del Instituto Electoral del Estado les tenía habilitado.

Al darse cuenta de su error, aprovechó la presencia de Carlos Montiel quien atendía a los medios y entonces salió con el pretexto de saludarlo y así enmendar su desdén.

Después llegó Miguel Barbosa acompañado por su esposa y por el dirigente de Morena. Solo posó para la foto, apoyado de su bastón, pero no quiso emitir mensaje a la prensa.

Solo Enrique Dóger se mostró accesible con los medios de comunicación. Se le veía relajado, seguro que el debate le podría hacer resurgir.

Finalmente llegó Martha Erika Alonso, quien solo saludo desde la lejanía y prefirió no dar declaraciones.

En la recta final de este proceso, las cartas están echadas y la partida se juega entre dos.

@AlbertoRuedaE