DACA: soñadores en el limbo
Nadie pidió donde nacer y donde vivir. Somos un mundo de nómadas, nos movemos de un lado para otro. Muchos cambian de residencia por placer pero una gran mayoría lo hace por necesidad. Cambiar de país no es fácil y hacerlo con hijos aun es más complicado. Estados Unidos es una nación de inmigrantes, muchos han llegado con el plan temporal y terminan aquí haciendo su vida. Muchas de estas personas vienen con niños los cuales no conocen otro país más que el estadounidense. Sus países de origen son solo un vago recuerdo. Estados Unidos es su casa, no tienen otra. Muchos de ellos fueron amparados bajo el  programa de Acción Diferida para los Llegados en la Infancia (DACA por sus singlas en ingles).  Son casi 800 mil de ellos y ahora están en el limbo tras la cancelación de DACA por parte del presidente Donald Trump. El sueño americano se queda en eso, en un sueño.
 
La decisión de Donald Trump de eliminar DACA afectara a miles de jóvenes que soñaban con un mundo de oportunidades. Este programa fue promulgado por el ex presidente Barack Obama en junio de 2012 para darles un status y sacar de la sombra a estos jóvenes. Los que pudieron calificar para dicho programa tuvieron que haber llegado a Estados Unidos antes de cumplir los 16 años, haber vivido de manera continua en este pais desde el 15 de junio de 2007 y haber tenido menos de 31 años para el 15 de junio de 2012. Los beneficiados debieron ser indocumentados antes del 12 de junio de 2012, estar en la escuela y no haber cometido un delito grave o tres delitos menores. El costo de la solicitud es de 495 dólares y se les proporcionó un permiso de trabajo valido por dos años y podían renovarlo. Esto hoy ya no es posible.
 
La mayoría de estos jóvenes son de México, siendo 622, 170 los beneficiados, hay al menos 30,262 de El Salvador, 19,466 de Guatemala, 18,562 de Honduras así como 10,375 de Corea del Sur y 5,444 de las Filipinas. Estos "dreamers", como se les conoce, viven en su mayoría en California, Texas, Florida, Nueva Jersey, Nueva York, Illinois, Georgia y Washington. Estar dentro de DACA los mantenía a seguros en un país que si viene no nacieron aquí,  no conocen otro. Este es su país. Son jóvenes bilingües, que aportan millones de dólares a la economía y que han terminado sus estudios. 470,000 de estos jóvenes están en la preparatoria y su siguiente paso es la universidad así como ya 160,000 en este momento la cursan. 134,000 ya terminaron sus estudios universitarios y así se unen a la fuerza laboral mejor preparados y con mayor poder adquisitivo.
 
Según el Migration Policy Institute hasta marzo de este año, 242,339 jóvenes habían solicitado entrar a DACA siendo un 64 % aprobado. Esto se acaba. Será el Congreso de los Estados Unidos quien decida si se puede hacer algo por ellos o de plano vendrían las deportaciones. Se tienen las direcciones de ellos y donde estudian. Barack Obama lo califica como "cruel" y llamó a los dreamers como "estadounidenses".  Mark Zuckerberg y Tim Cook, de Facebook y Apple respectivamente, también lamentaron la medida. Trump concedió a DACA una prórroga de seis meses para que el Congreso busque una salida. Esta medida dejara sin protección a los inmigrantes sin papeles que llegaron de niños a Estados Unidos.
 
Trump será recordado como el presidente más cruel del nuevo milenio. Primero amenaza con un muro, luego atacó a los musulmanes, ahora son los jóvenes soñadores los que han visto sus alas cortadas. De este colectivo, casi el 80% son de origen mexicano. El presidente Enrique Peña Nieto ha lamentado la decisión y ofrece apoyo a los que decidan, o tengan, que regresar a un país que para muchos de ellos es desconocido. Trump declaro su "amor" y les prometió que no tenían nada de qué preocuparse. Ahora todo está en el limbo, está en las manos del Congreso que decida la suerte. Muchos que ya no estaban en las sombras parece ser que querrán regresar de donde salieron gracias a Obama y que ahora gracias a Trump su destino cambia de nuevo, para mal.
 
Twitter, Instagram, Snapchat, Periscope: @sabio28