Twitter Facebook Instagram Google+ RSS

Martes,18 de Abril de 2017

Foto: Especial

GUELAGUETZA, LA GRAN FIESTA DE LOS OAXAQUEÑOS

Este lunes iniciaron los festejos en el Cerro del Fortín, sin embargo, la Guelaguetza llena de colorido y alegría todo el Centro Histórico de Oaxaca.

lunes, 17 de julio de 2017, Sergio Noriega

Como cada año, Oaxaca celebra la gran fiesta de la Guelaguetza con sus tradicionales bailables, exposiciones y muestras de gastronomía. El inicio de la festividad fue todo un evento en redes sociales, donde los usuarios compartieron su admiración por una de las celebraciones más coloridas e importantes del país.

LEO PAISANO ENCABEZA 3RA CARAVANA POR LA PREVENCIÓN

MÁS DE 120 MUNICIPIOS DE OAXACA ACCEDERÁN AL FONDEN

Cabe recordar que desde hace 85 años, la Guelaguetza llena las calles de Oaxaca de un ambiente festivo y cultural. La máxima fiesta para los oaxaqueños se ha convertido no solo en un acontecimiento nacional, sino también de alcance internacional, atrayendo a varios turistas interesados en las tradiciones mexicanas.

Este año, los dos Lunes del cerro se celebran el 17 y 24 de julio, fechas cumbre de la festividad. Las exhibiciones estarán marcadas por la participación de 54 delegaciones procedentes de ocho regiones del estado.

Este lunes, se presentan 27 agrupaciones para deleitar a los asistentes en el Auditorio Guelaguetza, localizado en el Cerro del Fortín. Una de las grandes virtudes de la celebración es su expansión a las calles del Centro Histórico de Oaxaca, donde se iniciaron los festejos desde varios días atrás.

De esta forma, las avenidas fueron ocupadas por talentosos artesanos, así como puestos de comida tradicional. La afluencia de visitantes extranjeros es considerable, dado el interés que despiertan los pabellones de productos artesanales, platillos gastronómicos y foros de eventos culturales.

De acuerdo con el artesano Ulises Tapia, de Santa María Huazolotitlán, la Guelaguetza es una fiesta que enaltece el arte, la cultura, los sabores y todo lo bello del estado oaxaqueño. Sin duda, una celebración que rescata las raíces del pueblo mexicano.