Foto: Especial

JAVIER DUARTE LLEGA A LA CIUDAD DE MÉXICO

El ex mandatario veracruzano llegó al Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México a bordo de una aeronave de la PGR.

lunes, 17 de julio de 2017, Sergio Noriega

El ex gobernador de Veracruz, Javier Duarte de Ochoa, llegó al Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (AICM) para completar el proceso de extradición. Tras haber sido entregado a las autoridades federales en suelo guatemalteco, el avión que transportaba al ex mandatario aterrizó en el hangar de la PGR poco después del mediodía.

GUATEMALA EXTRADITA A JAVIER DUARTE ESTE LUNES

INTERPOL ACTUALIZA FICHA ROJA DE CÉSAR DUARTE

Horas antes del aterrizaje de la unidad 16509 de la Policía Federal, el abogado del ex gobernador veracruzano, Pablo Campuzano de la Mora, llegó a las instalaciones del AICM, a la espera de atestiguar el traslado de su cliente a un penal de máxima seguridad.

Cabe recordar que la PGR informó que Duarte de Ochoa sería llevado de forma inmediata al Reclusorio Norte, prisión desde donde afrontará las múltiples demandas en su contra. Cabe recordar que los delitos del político son de carácter federal, por lo que no alcanza libertad bajo caución.

“De aquí ser irá directo al Reclusorio Norte para que lo pongan a disposición del juez que libró la orden, después determinará el juez”, informó el abogado previo a su llegada.

Después del aterrizaje de la aeronave, el ex gobernador fue dispuesto ante personal del Instituto Nacional de Migración, con la finalidad de someterlo a una breve evaluación médica. Posteriormente, fue entregado a agentes de la Policía Federal para efectuar su traslado al centro reclusorio.

 

 

El avión de la PGR despegó en punto de las 9:18 horas del hangar de la Fuerza Aérea de Guatemala en el Aeropuerto Internacional de La Aurora. Después de cumplir con lo acordado en materia diplomática y procuración de Justicia, el Gobierno del país centroamericano entregó a Duarte a emisarios mexicanos.

De acuerdo al Ministerio de Gobernación de Guatemala, la PGR impidió el acceso de la prensa al hangar para evitar que el inculpado fuera exhibido ante los medios de comunicación.