#ESPECIAL: Mafalda, la niña que lideró una revolución

Quino fue el creador de uno de los personajes de tiras cómicas más revolucionarios de toda la historia, la entrañable Mafalda.

Foto: Especial

domingo, 16 de julio de 2017, Sergio Noriega

Joaquín Salvador Lavado Tejón, mejor conocido como Quino, nació el 17 de julio de 1932 en Ciudad de Mendoza, Argentina. Con el paso de los años, aquel joven que siempre demostró un gran talento para las artes, se convertiría en uno de los humoristas gráficos más importantes de su generación. Su éxito estuvo ligado a la gran simpatía que despertaba una de sus creaciones: la icónica Mafalda.

Quino es el autor de uno de los personajes más queridos en diferentes países del mundo. Las enseñanzas y populares frases de la niña inquieta trascendieron fronteras, gracias a su capacidad para reflejar realidades de una forma sencilla y directa. Sin duda, Mafalda se convirtió en el espejo de la clase media de América Latina y en un símbolo para la juventud progresista.

La tira cómica brilló desde el primer momento por su carácter contestatario. No resulta extraño que el personaje creado por Quino sea uno de los más referidos por movimientos con fines pedagógicos, políticos y de denuncia social. Aunque el artista se opuso a su comercialización por fuera de la tira, la sociedad y diversos grupos se apropiaron del personaje, en algunos casos, llevándolo a niveles extremos.

Durante la llamada Masacre de San Patricio, en 1976, un afiche de Mafalda fue colocado sobre los cuerpos de los sacerdotes palotinos y seminaristas asesinados. En esta imagen, aparecía la niña señalando el bastón de un policía y un texto que dictaba: Este es el palito de abollar ideologías.

Otro de los casos que demuestra el carácter revolucionario y libertario de la creación de Quino tuvo lugar en el 2012. Con la aprobación de la polémica ley SOPA y el Apagón de Wikipedia en Inglés, algunos usuarios utilizaron el personaje de Mafalda para lanzar protestas en línea y pugnar por la libertad de Internet, sin que el autor avalara la explotación del personaje.

Mafalda, la niña que impulsó revoluciones

La primera aparición de Mafalda tuvo lugar el 29 de septiembre de 1964, justo cuando Argentina vivía momentos complicados por la dictadura militar. Eran años duros para la población, que convivía día a día con los actos represivos del régimen castrense. Bajo el aspecto de una niña inofensiva, Quino presentó sus ideas más críticas y agudas en contra de la censura, la guerra y los golpes militares. Un verdadero acto de heroísmo y genialidad.

“La sutileza de Quino superó con creces la bestialidad de los militares y sus censores”, aseguró el humorista Mario Casartelli.

Mafalda es una obra de conciencia social, creada con trazos tan sutiles que escondía su verdadera fuerza revolucionaria. Joaquín Salvador Lavado había encontrado su voz para abrir el camino a su ácida crítica contra el despotismo, ejemplo que sirvió a muchos artistas de diferentes geografías para no caer en la obviedad.

“Mafalda era considerada por las autoridades de la época una tira infantil, una nena inocente (…) Pero si uno se pone a leer el análisis de esa nena, cae en la cuenta de que son reflexiones propias de un adulto (…) Mafalda no es una tira infantil”, asegura el periodista Antonio Pecci.

El gran mérito de Quino fue presentar a una niña con moño que odiaba la sopa, preguntona, juguetona con sus amigos del barrio y dueña de la tortuga Burocracia, como una verdadera líder revolucionaria. Una pequeña que invita a pensar, a reflexionar sobre el mundo, que incita a actuar de forma urgente para acabar con las malas prácticas de los poderosos. En pocas palabras, una niña que busca hacer del mundo un lugar donde impere la paz y la justicia.