Twitter Facebook Instagram Google+ RSS

Martes,18 de Abril de 2017

Foto: Staff Sexenio

#ESPECIAL: ¿EL SEÑOR DE LOS ANILLOS O JUEGO DE TRONOS?

El Señor de los Anillos llegó a convertirse en la base de una comunidad de fantasía que inspiró a otros autores a crear historias como Harry Potter, Las crónicas de Narnia, Star Wars y por supuesto, la Canción de hielo y fuego.

domingo, 16 de julio de 2017, Claudia C Mayén

Dentro del mundo de la Literatura, las novelas de fantasía épica siempre han despertado gran admiración y una acogida envidiable por parte de los lectores, quienes admiran la complejidad y creatividad de sus autores para desarrollar historias inimaginables para muchos.

Convertidas en best-sellers, las múltiples traducciones y adaptaciones de estos fantásticos textos no se hacen esperar, por lo que en esta ocasión, confrontamos a dos sagas de ayer y hoy, que sin duda, son ya los mejores referentes de este tipo de lecturas adictivas e inspiradoras.

El Señor de los Anillos
Se trata de una novela escrita por John Ronald Reuel Tolkien, conocido popularmente como J.R.R. Tolkien. Fue publicada en tres volúmenes entre 1954 y 1955: La Comunidad del Anillo, Las dos torres y El retorno del Rey.

La saga se convirtió en una de las obras más populares del Siglo XX, y ha sido adaptada a la radio, el teatro y recientemente al cine, en una exitosa trilogía dirigida por Peter Jackson.

Ambientada en la Tierra Media, un mundo ficticio donde habitan humanos, hobbits, elfos, enanos y otras criaturas imaginarias; la historia narra las aventuras de un grupo de seres que busca destruir el Anillo Único, el cual gobierna a todos y los ata a las tinieblas.

El Señor de los Anillos constituye la continuación de El Hobbit, un libro que nació de una frase que Tolkien escribió cuando era profesor en la Universidad de Oxford; aburrido por calificar exámenes, garabateó en una hoja el principio de esta narración.

“En un agujero en el suelo, vivía un hobbit. No un agujero húmedo, sucio, repugnante, con restos de gusanos y olor a fango, ni tampoco un agujero seco, desnudo y arenoso, sin nada en que sentarse o que comer: era un agujero-hobbit, y eso significa comodidad”.

Para el británico de origen sudafricano, la publicación de El Hobbit en 1937 significó un detonante para inventar la historia de los protagonistas de un cuento que originalmente escribió para sus hijos, pero que cautivó a los lectores, quienes exigieron una secuela de la trama.

Con El Señor de los AnillosJ.R.R. Tolkien buscó probar que era capaz de realizar una inmensa obra que, más que inventarla, estaba en alguna parte de su interior, por lo que “parecía escribirse sola”.

La epopeya de más de mil páginas incluyó además datos de El Silmarillion, una obra inconclusa que conjuntaba historias y leyendas en las que daba cuenta del universo que inventó.

Canción de hielo y fuego
Es una saga de fantasía escrita por George R.R. Martin, que cuenta con cinco libros publicados y dos más que aún no salen a la luz: Juego de tronos, Choque de reyes, Tormenta de espadas, Festín de cuervos,Danza de dragones, Vientos de invierno y Un sueño de primavera.

La trama se desarrolla en un reino medieval azotado por un largo invierno, en el cual, las diversas familias protagonistas de este mundo mágico -cada una con una historia, un lema y una imagen que las caracteriza-, tendrán que librar diversas batallas que desentrañan una red de intrigas que pone en peligro a todos por igual.

Pese a que la obra está cargada de fantasía, George R.R. Martin humanizó a sus personajes con situaciones muy reales e incluso crueles, como el incesto, asesinatos, violaciones, ejecuciones, tortura, traiciones, conspiraciones, ambición y lucha de poder.

Este universo de ficción, sumado a la detallada psicología de los protagonistas de la historia, llevaron al autor estadounidense a convertirse en una referencia de la novela fantástica, consiguiendo su producción en la pantalla chica a través de HBO, con el título ‘Juego de Tronos’, convirtiéndose así en una obra de culto y sumamente popular.

La serie televisiva ha superado récords de audiencia y es considerada como una de las mejores de todos los tiempos, recibiendo gran cantidad de reconocimientos y nominaciones como un Globo de Oro y 38 premios Emmy.

Veredicto
George R.R. Martin ha reconocido la enorme admiración que siente hacia Tolkien:

“Sus libros tuvieron una enorme influencia en mí, y el tipo de dirección establecida: la idea del Señor Oscuro y sus secuaces malignos; la batalla entre el bien y el mal, son un gran tema para un libro y sin duda, para un libro de fantasía”.

Incluso, las letras R después de su nombre son en honor al escritor de culto.

El Señor de los Anillos llegó a convertirse en la base de una comunidad de fantasía que inspiró a otros autores a crear historias como Harry Potter, Las crónicas de Narnia, Star Wars y por supuesto, la Canción de hielo y fuego.

Además, no sólo se trata de un clásico literario, sino que su elaboración es mucho más compleja, puesto que su autor inventaba lenguas desde que tenía 13 años y a partir de ello, comenzó a darle vida a las historias que acompañaban esos idiomas, los cuales no eran simples, sino que tenían estructuras gramaticales coherentes y los sonidos resultaban lógicos y atractivos; a cada pueblo dentro de la obra le otorgó su lenguaje, lo que se volvió la raíz de su mitología.

J.R.R. Tolkien supo transmitir la idea de que no sólo se contaban historias de fantasía, sino que se trataba de un nuevo universo con su propia cronología, genealogía, idioma, un lugar alternativo tan completo que parece real.

Con El Señor de los Anillos, los lectores se sienten atrapados en un mundo en el que buscan adentrarse cada vez más, por eso, este clásico literario gana la batalla de mundos fantásticos.