El senador poblano del PRD, Luis Miguel Barbosa Huerta propone castigar con hasta 70 años de cárcel a quien cometa el delito de desaparición forzada de personas.
 
El legislador expuso que los llamados ‘levantones’ deben ser calificados como delitos graves por su incrementado considerablemente en todo el país, debido a la falta de una técnica jurídica para castigarlos.
 
En su exposición de motivos, señaló que la ausencia de un tipo penal específico para los casos en que una persona es levantada y cuyo paradero se desconoce, ha generado impunidad, así como la falta de políticas públicas de prevención y de atención a los familiares de las víctimas.
 
Por esta razón, Miguel Barbosa presentará una iniciativa para que por primera vez en nuestro país se tipifique el delito “desaparición involuntaria de personas”, cuyo responsable será quien “levante” en la vía pública o al interior de un inmueble a una persona, utilizando la violencia y la mantenga oculta.
 
En esta propuesta se establece una descripción normativa, hasta ahora ausente, de “levantar a una persona”, en los casos en que ésta sea sujetada o amenazada, impidiéndole su libre desplazamiento y siendo sustraída del lugar en que se encuentra.
 
Barbosa Huerta propone que las penas por este delito alcancen hasta los setenta años de prisión, de conformidad con las agravantes establecidas como: que la víctima sea privada de la vida por los autores o partícipes del delito, sea obligada a prestar servicios ilícitos dentro de una organización criminal o que sea menor de edad o mujer en estado de gravidez.
 
Además refirió que esta iniciativa, que en breve presentará al Congreso de la Unión, obedece en gran medida al clamor ciudadano, principalmente de familiares de desaparecidos, quienes en días pasados realizaron un plantón frente a las oficinas de la Procuraduría General de la República, para exigir la investigación, sanción y localización  de sus familiares.
 
A través de un comunicado, el legislador poblano recalcó que en nuestro país, este delito se incrementó durante el sexenio anterior.  “Los estados del norte del país han padecido principalmente este tipo de violencia, sin embargo, el día de hoy es un mal generalizado en varios puntos del país donde las bandas del crimen organizado tienen mayor presencia”.
 
Por último, señaló que a diferencia del secuestro, en el que se demanda un rescate por parte del perpetrador, en los ‘levantones’ no hay negociación y en muchas ocasiones las víctimas son torturadas e incluso asesinadas.