El priista José Rocha Ramírez, líder en el municipio de Puebla del Movimiento Territorial, consideró que es urgente la renovación de la dirigencia estatal a fin de garantizar que el partido ya no obedezca a intereses personales o de grupo.

De esta forma no avaló la permanencia de Fernando Morales Martínez quien recordó está al frente del PRI en calidad de delegado.

En este escenario, reconoció que la última palabra la tiene el Comité Ejecutivo Nacional, que tendrá hasta el 15 de noviembre de este año para decidir si se renueva o no la dirigencia estatal.

“Hago un llamado a que dejemos de confundir aliados con adversarios, que mandemos un mensaje positivo a nuestra base y a nuestros cuadros, ya terminaron los tiempos de dirigencias que respondían sólo a intereses de grupo o personales, lo trascendental ahora es la unión de los priistas en torno a un proyecto más amplio”, agregó.

Por el contrario, dijo que el nuevo líder priista debe garantizar unidad, debe tener cercanía con las bases y un estrecho vínculo con dirigencia nacional y presidente electo Enrique Peña Nieto, además de un liderazgo con calidad moral que garantice equilibrio e imparcialidad.

En conferencia de prensa, este priista leyó un pronunciamiento en el que convocó a sus compañeros a retomar el camino de la madurez y mesura en la víspera de las elecciones de 2013, donde estarán en juego 217 presidencias municipales y los 41 espacios del Congreso del Estado de Puebla.

Por último, José Rocha expuso de manera tajante que en el siguiente paso es la consolidación de la nueva era del PRI y con ello la recuperación de los espacios perdidos en pasados procesos electorales.