De 2003 a la fecha, la Auditoría Superior de la Federación (ASF) ha practicado cinco auditorías a la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla (BUAP) y en todas ha salido “limpio”, aseguró el rector de la institución, Enrique Agüera Ibáñez.

Luego de que ayer se diera a conocer que la máxima casa de estudios en la entidad le fue aprobada su cuenta pública correspondiente al año 2010, el académico reiteró el compromiso que tiene con la transparencia y rendición de cuentas.

“La BUAP es una Institución prestigiada y reconocida, porque en los últimos ocho años hemos transitado de ser una universidad con carencias a una universidad que tiene todo lo que se requiere para ser altamente competitiva, y hoy se asume moderna, a la altura de las mejores de América Latina y del mundo”, comentó.

Han sido cinco las financieras  que han auditado las finanzas de la universidad, y de todas las revisiones efectuadas, la Benemérita siempre ha solventado todas las observaciones, según Agüera Ibáñez.

Ayer el rector fue felicitado por el Director General de Auditorías Especiales de la ASF, Eduardo Gurza Curiel por la forma en la que ha manejado los recursos en lo que lleva su gestión.

El administrador general de la universidad ha reconocido que las auditorías son necesarias para construir procesos de mejora continua, ya que opina que  lo más importante en la rendición de cuentas son los resultados, aquello tangible que se plasma en hechos.

Resaltó el crecimiento de la infraestructura como más y mejores aulas, laboratorios, además de excelencia académica y cobertura escolar, entre otros indicadores que ha conseguido elevar en los años que lleva frente a la BUAP.

La BUAP recibió ayer el dictamen de la Auditoría de la Cuenta Pública 2010 por parte de la ASF.

Ahora, dijo, el reto es en seguir siendo mejores, ya que siempre hay algo positivo por hacer en materia de rendición de cuentas.