Chauvin Foto: Staff Sexenio

 

Hasta 30 años de cárcel podría pasar Derek Chauvin, el expolicía de Minneapolis, Minnesota, EE.U., condenado por el asesinato del afroamericano George Floyd, del que se acaba de cumplir un año.

 

Los fiscales del caso han pedido dicha pena, luego de que Floyd muriera el 25 de mayo de 2020 durante su detención, asfixiado por el exagente Chauvin, quien ha sido juzgado y está pendiente de recibir condena tras haber sido declarado culpable de asesinato y homicidio por el juez Peter Cahill.

 

En su escrito de petición de sentencia, los fiscales citan el fallo del juez de primera instancia y se refieren a que hubo cuatro factores agravantes en el asesinato de Floyd: los fiscales habían demostrado que Chauvin había abusado de su posición de confianza y autoridad, trató a Floyd con especial crueldad, actuó en concierto con al menos otras tres personas y cometió el crimen en presencia de niños.

 

Ese fallo allanó el camino para que Cahill pudiera condenar a Chauvin a más de 15 años de prisión, el castigo más largo por asesinato en segundo grado según la legislación vigente en el estado de Minnesota.

 

Pero los fiscales dijeron en su escrito que en la sentencia de Chauvin “la Corte debería dar el siguiente paso y sostener que cada uno de estos factores agravantes” es motivo para imponer una sentencia dos veces mayor que el límite superior del rango de sentencia presunta.

 

La muerte de Floyd fue capturada en video por un transeúnte de 17 años, quien testificó en el juicio del expolicía Chauvin. El video provocó protestas internacionales contra la brutalidad policial y la injusticia racial en EE.UU.

 

El abogado de Chauvin, Eric Nelson, pidió en un escrito separado presentado el miércoles unareducción de la condena o la imposición al acusado de un sistema de libertad condicional.

 

Nelson argumentó en el escrito de sentencia que, entre otras cosas, Chauvin obedeció todas las órdenes judiciales después de pagar la fianza y fue puesto en libertad antes del juicio.

 

El letrado también afirmó que Chauvin “ha sido diagnosticado preliminarmente con daño cardíaco” y que podría morir a una edad más joven, como muchos exagentes de la ley.

 

Chauvin fue declarado culpable de los tres cargos a los que se enfrentaba: asesinato involuntario en segundo grado, penado con hasta 40 años de cárcel; asesinato en tercer grado, con una condena máxima de 25 años, y homicidio involuntario en segundo grado, que acarrea hasta 10 años de privación de libertad.

 

Como no tiene antecedentes penales, solo podría ser condenado a un máximo de 12 años y medio de prisión por cada uno de los primeros dos cargos y a 4 años de cárcel por el tercero. La lectura de su sentencia está fijada para el 25 de junio.

 

Expertos legales consultados por la NBC han coincidido en señalar que es poco probable que a Chauvin le impongan una pena superior a los 30 años.