#ESPECIAL: Feliz cumpleaños, Gabriel García Márquez

Es uno de los escritores más importantes del Siglo XX.

Gabo Foto: Staff Sexenio

Uno de los autores más icónicos de la prosa en castellano en el último siglo es Gabriel García Márquez, quien nació el 6 de marzo de 1927, en Aracataca, Colombia.

'El Gabo' es uno de los considerados clásicos hispánicos de todos los tiempos. Los primeros años de su vida los vivió con sus abuelos maternos, y en el colegio era apodado “El Viejo”, por su seriedad, el gusto por los poemas y la poca habilidad para las actividades físicas.

Su tema estrella, el realismo, aunque también abarcaba la soledad, la violencia o la cultura. Tuvo influencia por parte de la política, ya que mantenía amistad con Fidel Castro, y encontró inspiración de otros literatos como Hemingway, Virginia Woolf o William Faulkner.

En 1947 creó su primer cuento “La tercera resignación”, publicado en el periódico de Bogotá El Espectador. Allí trabajó como periodista hasta 1952, escribiendo un total de quince cuentos. Inició su carrera como escritor, en 1955, con la novela “La hojarasca”, obra en la que por primera vez plantea el legendario pueblo de Macondo.

Nombrado como padre del realismo mágico, comenzó en el oficio periodístico en El Universal de Cartagena y también contó sus características historias en El Heraldo, El Espectador y Prensa Latina, la agencia de prensa creada por el recién instaurado gobierno de Fidel Castro.

Parte de su obra de unos 27 mil 500 documentos, entre los que se incluyen archivos, manuscritos, cuadernos, cartas y fotos están disponibles en línea a través de un centro de registro realizado por la Universidad de Texas. Los documentos incluyen los manuscritos de diez de los libros del autor de “Cien años de soledad”, así como un texto de 32 páginas destinado al segundo volumen de sus memorias, que nunca ha sido publicado.

García Márquez contrajo matrimonio en marzo de 1958 con Mercedes. En 1959 tuvieron a su primer hijo, Rodrigo, quien se convirtió en cineasta. En 1961 se instalaron en Nueva York, en donde se desempeñó como corresponsal de Prensa Latina. Luego de recibir amenazas y críticas de la CIA y de los disidentes cubanos, quienes rechazaban el contenido de sus reportajes, decidió venir a México y se establecieron en la capital. Después de tres años nació, Gonzalo, el segundo hijo que actualmente  es diseñador gráfico en la Ciudad de Mexico.

Trabajó en El Espectador como corresponsal en París, y tras la revolución cubana de 1960, viajó a La Habana para trabajar en la agencia Prensa Latina, donde hizo amistad con Ernesto “Ché” Guevara.

En 1961 publicó “El coronel no tiene quien le escriba“, y en 1962 reunió algunos de sus cuentos bajo el título “Los funerales de Mamá Grande”, además publicó su novela “La mala hora”. Posteriormente en 1967, publicó la obra maestra “Cien años de soledad”, en la que vuelve a presentar el pueblo de Macondo, donde una maldición pesa a varias generaciones de una familia.

Después le siguieron libros como: El otoño del patriarca, La increíble historia de la cándida Eréndira y de su abuela desalmada y Crónica de una muerte anunciada, El general en su laberinto, Del amor y otros demonios y El amor en los tiempos del cólera entre otras.

Márquez es visto como uno de los mejores escritores del siglo XX y uno de los más importantes de la historia de América Latina, ha sido uno de los pocos autores latinoamericanos condecorados. Ganó su premio Nobel por la novela Cien años de soledad en 1982. En el ámbito de las comunicaciones, ha hecho aportes sobre cómo iniciar escuelas de periodismo y cine.

El éxito había llegado cuando el escritor tenía 40 años cuando el mundo aprendió su nombre. Por la correspondencia de admiradores, los premios, entrevistas y las comparecencias era obvio que su vida había cambiado

Fue famoso tanto por su genialidad como escritor como por su postura política. Su lucha contra el cáncer desde 1999 finalizó el 17 de abril del 2014, falleció en su casa de la Ciudad de México, a la edad de 87 años, no sin antes aclarar que la noticia y tratamiento de tal enfermedad le sirvió para volver a leer, escribir y la música.

ÚLTIMA HORA