Analizan enjambre sísmico

No hay garantía de que se trate del nacimiento de un volcán, como se ha especulado.

Enjambre Foto: Twitter

A partir del enjambre sísmico que ocurrió en Michoacán desde el pasado 5 de enero de 2020, científicos de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) analizan sus probables orígenes.

“No hay garantía de que se trate del nacimiento de un volcán, como se ha especulado; debemos hacer observaciones por mayor tiempo”, advirtió Hugo Delgado Granados, director del Instituto de Geofísica.

Por lo pronto, en México un grupo multidisciplinario de 50 científicos hacen monitoreo permanente.

El grupo de expertos considera que estos eventos posiblemente se deban a condiciones magmáticas, pero “un evento magmático no forzosamente termina en el nacimiento de un volcán. Hay que tener mucho cuidado y evitar especulaciones y noticias falsas”, aclaró.

Un enjambre sísmico es la ocurrencia de un conjunto de eventos sísmicos en un área específica durante un periodo de tiempo relativamente corto. El período de tiempo utilizado para definir el enjambre en sí varía, aunque el Servicio Geológico de los Estados Unidos señala que un evento puede darse en el orden de días, semanas o incluso meses. Se diferencian de los terremotos que suceden con una serie de réplicas, pues no se observa un único terremoto en la secuencia de sismos que pueda ser definido como el movimiento principal. Los enjambres sísmicos suceden, normalmente, antes de la erupción de un volcán

ÚLTIMA HORA