#ESPECIAL: México celebra el Día del Ferrocarrilero

Jesús García Corona dio su vida por salvar al pueblo de Nacozari.

ferrocarril Foto: Staff Sexenio

Desde hace 75 años, México celebra a los trabajadores ferroviarios, quienes en su labor diaria hacen posible que pasajeros y mercancías lleguen con bien a su destino, por lo que son reconocidos en el Día del Ferrocarrilero. La celebración, que se efectúa en el país desde 1944 por decreto presidencial, se rinde en homenaje al ferrocarrilero Jesús García Corona, un joven maquinista de 26 años, quien realizó un acto heroico.

Jesús García Corona nació el 2 de diciembre de 1881, en la ciudad de Hermosillo, Sonora, quien la historia conociera como El Héroe de Nacozari. Fue el hijo menor de Francisco García Pino y Rosa Corona de García. Desde temprana infancia mostró una buena habilidad en el manejo de maquinaria. Cursó sus estudios y aprendió de su padre el oficio de mecánico. Su padre al parecer murió en un trayecto de Hermosillo a Nacozari.

Con su madre y sus 7 hermanos: Trinidad, Ángela, Artemisa, Rosa, Francisco, Manuel y Miguel, arribaron al pueblo de Nacozari, con la esperanza de encontrar trabajo para ella y para sus hijos. Todos encontraron empleo en la mina.

A los 17 años, Jesús solicitó empleo en la oficina del ferrocarril de la Compañía Minera. Debido a su corta edad, el encargado W.L. York le brindó trabajo como aguador; pero adquirió rápidas promociones, y ascendió en poco tiempo al sector de mantenimiento de vías. Trabajó como controlador de frenos y después como bombero.

A la edad de 20 años llegó a ser ingeniero de máquinas. Transportaba el producto de las minas y a los mismos trabajadores, quienes le tenían gran aprecio.

Tan complacida estaba la compañía con el trabajo de Jesús, que en la primavera de 1904 fue premiado con un viaje con gastos pagados a San Luis Missouri. Con él viajaron los mecánicos Rafael Rocco y Cipriano Montaño; José Vejar, encargado del concentrador; Zacarías Ruiz y Heraclio Ramos del Departamento de Almacenes, el electricista Ignacio Montaño, Francisco Ancira y Manuel Vázquez de la compañía de ventas.

El fatídico 7 de noviembre de 1907, se dirigió al centro de Nacozari. Su locomotora fue la número 2 (erróneamente conocida como la 501, debido a una canción. Después de haber sido engrasada, ya lista para salir, Agustín Barceló e Hipólito Soto, encargados de frenos, reportaron que Alberto Biel, un alemán de edad madura, se encontraba en el hospital, por lo que Jesús García lo reemplazó y quedó a cargo del tren.

Se encontraba frente a la estación un tren cargado con dos furgones de dinamita cuando accidentalmente las llamas del fogón se comunicaron a los furgones donde se hallaba el explosivo. Rápidamente cundió la desesperación en la estación, sin pensarlo Jesús puso en movimiento la máquina lejos del pueblo evitando el desastre. Lejos de la población, el ferrocarril voló hecho pedazos salvándose el pueblo de una desgracia. A las catorce veinte horas estalló la dinamita y la explosión fue tan potente, que se escuchó en 10 millas a la redonda, la locomotora desapareció completamente y Jesús murió al instante, lanzado por el frente de su cabina, quedando gran parte del motor encajado en un inmenso cráter.

La onda expansiva sacudió Nacozari quebrando vidrios y cimbrando la tierra, encontrándose incluso a dos y media millas al este, los restos de uno de los furgones. De “El Seis” no quedó casi nada. En total fueron 13 los muertos, entre niños, mujeres y obreros que se encontraban cerca de la vía, pero cientos las que salvaron la vida debido al heroísmo mostrado por Jesús, cuyo cadáver fue identificado por sus hermanos, sólo por sus botas.

En su honor se levantó un monumento y la población se llama ahora Nacozari de García; fue declarado Héroe de la Humanidad por la American Royal Cross of Honor de Washington, una calle de la ciudad de México lleva su nombre y se le compuso el famoso corrido "Máquina 501".

Jesús García Corona dio su vida por salvar al pueblo de Nacozari, pero su memoria está reciente entre la sociedad actual.

Cabe mencionar que México cuenta con 26 mil 727 kilómetros de vías férreas, de las cuales 17 mil 197 kilómetros están concesionadas. A través de ellas se mueven 56 millones de pasajeros cada año, cifra que se traduce en un incremento añadido de 27 por ciento.

La Secretaría de Comunicaciones y Transportes emprendió también obras que transformarán el transporte en nuestro país, con el tendido de las vías del Tren Interurbano México-Toluca, mediante el cual se relanza el tren de pasajeros.

Destacan, además, el sistema masivo de transporte, a través del Tren Eléctrico de Guadalajara y la Línea 3 del Metro de Monterrey, entre otros.

La creación de la ARTF es parte de la primera reforma legal de la actual administración en 20 años y entre sus principales funciones está vigilar la seguridad en cruces, asegurar la interconexión, resolver controversias y mejorar la conectividad.

La SCT trabaja para convertir a México en una plataforma logística global que capitalice fortalezas y privilegie su ubicación geográfica.

 

ÚLTIMA HORA