#ESPECIAL: Guy Fawkes, el rostro de la rebelión

¿Quién fue aquel hombre alto, poderosamente construido con barba y pelo rojizo y grueso, y un bigote que fluía en la tradición de la época?

Guy fawkes Foto: Staff Sexenio

Tras la muerte de la reina Isabel I en 1603, los católicos de Inglaterra que habían sido perseguidos bajo su gobierno, esperaban que su sucesor, James I, fuera más tolerante.

Desafortunadamente no fue así, por lo que 13 jóvenes decidieron usar la violencia para derribar la represión e intolerancia del nuevo monarca protestante. 

La Conspiración de la Pólvora

El líder del grupo era Robert Catesby, quien ideó una explosión para matar no sólo al rey, sino también los miembros del Parlamento. Para ello, se apoderaron de 36 barriles de pólvora que almacenaron en una bodega justo debajo de la Cámara de los Lores. 

Catesby se puso en contacto con Guy Fawkes, un oriundo de York, ‘altamente calificado para asuntos de guerra’, descrito además como “un hombre alto, poderosamente construido con barba y pelo rojizo y grueso, un bigote que fluía en la tradición de la época. Un hombre de acción, capaz de razonar inteligentemente, así como de resistencia física”.

Las convicciones de Fawkes se forjaron desde que era niño, cuando su padre murió y su madre se casó con un católico. Al cumplir los 21, se fue a España a luchar contra la república protestante de Holanda, en la Guerra de los Ochenta Años.

En territorio español pidió apoyo para fomentar una insurrección en su natal Inglaterra contra el ‘hereje’ James I, pero no lo consiguió. 

Sin embargo, su experiencia militar le dio un papel clave y muy peligroso en la Conspiración de la Pólvora, para hacer estallar el explosivo. 

Luego de 18 meses de planear la hazaña que se llevaría a cabo en un día de sesiones; ésta se frustró cuando una carta anónima avisaría a los representantes ingleses que algo iba a suceder, por lo que debían evitar el lugar. Una revisión exhaustiva al Parlamento llevó a descubrir a Fawkes junto con la pólvora, durante las primeras horas del 5 de noviembre de 1605. 

Guido’, como se le conocía por la variante italiana de su nombre, fue sometido a varias torturas para obligarlo a decir quiénes eran los demás conspiradores. Aguantó dos días del dolor más terrible, impresionando con su fortaleza a James I, quien dijo admirar su ‘resolución romana’, hasta que acabó confesando el nombre del resto de terroristas. 

Todos fueron condenados a escarnio público y muerte en la horca. Con la muchedumbre expectante, 12 de los rebeldes fueron colgados para después cortarles los genitales mientras aún estaban vivos, tirando los miembros a una hoguera y haciéndoles ver, mientras proferían sonoros alaridos, como ardían.

Guy Fawkes sería el último en ser ejecutado, pues su muerte debía ser el mayor ejemplo para todos aquellos que quisieran conspirar contra el gobierno inglés. Él saltó de la horca rompiéndose el cuello para evitar el horror de ser cortado mientras seguía vivo.  

Una vez muertos los 13, sus cuerpos fueron hechos pedazos, les arrancaron el corazón y la cabeza, y los restos fueron enviados a los cuatro rincones del reino como una advertencia para los terroristas.

La Noche de la Hoguera

Esa noche, las llamas se encendieron para celebrar que el rey había sobrevivido, pues la Conspiración de la Pólvora se había frustrado.

Desde entonces, en Inglaterra, cada 5 de noviembre se conmemora la fecha con fuegos artificiales y efigies de Guy Fawkes quemándose en las hogueras. 

‘Guido’ se convirtió en una leyenda nacional y la encarnación del extremismo católico, aunque en los últimos años, se le ha considerado el icono moderno de la lucha por la libertad y en contra de la opresión.

‘V’ de Vendetta

"¿Querías matarme?

Bajo esta capa no hay carne ni huesos que matar.

Sólo hay una idea. Las ideas son a prueba de balas." 

La imagen e historia de Guy Fawkes inspirarían a Alan Moore y David Lloyd a crear el comic ‘V’ de Vendetta, el cual, narra la historia de Evey, una joven de 16 años obligada a prostituirse para salir adelante en una Inglaterra fascista. Cuando está a punto de ser violada y asesinada por los "agentes del orden" del estado totalitario, la rescata ‘V’, un misterioso enmascarado.

‘V’, en busca de liberar al pueblo de la corrupción y la crueldad de sus gobernantes, invita a los ciudadanos a unirse a él para derrocar al Parlamento, el 5 de noviembre.

La  idea de la novela gráfica se adaptó al cine, en un film protagonizado por Natalie Portman y Hugo Weaving. 

La cara de Anonymous

Un grupo de hackers conocido como Anonymous adoptó la máscara de Guy Fawkes como el estandarte de sus acciones, en pro de la libertad en la internet, bajo el lema:

“El conocimiento es libre. 

Somos Anónimos. 
Somos Legión. 
No perdonamos. 
No olvidamos. 

¡Espéranos!”  

Sus ‘ciberataques’ se caracterizan por exhibir a aquellas personas, empresas, gobiernos o estrategias que consideran en contra de la sociedad, por ejemplo, el ataque a Túnez por actos de corrupción de su gobierno, exhibidos por medio de WikiLeaks o la intervención en las páginas del Ministerio de Información de Egipto y del partido de Hosni Mubarak, en apoyo a manifestantes que pedían su dimisión; entre otros.

Los integrantes de Anonymous también se han hecho presentes fuera de la internet, como aquella vez en una acampada en la Puerta del Sol de Madrid, en apoyo a miles de españoles indignados por la situación económica y social del país; siempre portando la máscara de Guy Fawkes. 

Se cree que por ello, la gente idolatra la imagen de ‘Guido’, no por la historia detrás del terrorista Guy Fawkes, sino aquel creado por la cultura pop como un extraño héroe.

 

 

ÚLTIMA HORA