#ESPECIAL: Frankenstein vs. Dracula

Una batalla de miedo.

dracul Foto: Staff Sexenio


El monstruo de Frankenstein

Mary Shelley dio origen no sólo a una de las obras de la literatura más famosas de la historia, sino también a un personaje de terror inmortalizado de generación en generación: el monstruo de Frankenstein.

Varias partes de cadáveres diseccionados dan vida, con una chispa eléctrica, a una criatura de 2 metros con 44 centímetros de estatura, con miembros bien proporcionados, piel amarillenta, pelo largo y lustroso, los dientes blanquísimos pero que sólo resaltaban sus ojos acuosos que parecían del mismo color que las pálidas órbitas en las que se hundían, el rostro arrugado, y los finos y negruzcos labios.

Este engendro horrorizó incluso a su propio creador, Víctor Frankenstein, quien huyó de inmediato de él, y hasta enfermó de una fiebre nerviosa al darse cuenta de lo que había traído a la vida.

La gigantesca criatura, al saberse rechazada y sola, comenzó a asesinar, principalmente a las personas cercanas a Frankenstein, debido a que éste se negó a crear a una compañera para la bestia.

Finalmente, estos crímenes y la muerte de su inventor, pesaron en el bellaco y lo llevaron a acabar con su existencia.

"No volveré a cometer más crímenes. Mi tarea casi ha concluido. No se necesita la muerte de ningún otro hombre para consumar el drama de mi vida y cumplir aquello que debe cumplirse; sólo se requiere la mía(…) reduciré a cenizas este cuerpo miserable, para que mis restos no le sugieran a algún curioso y desgraciado infeliz la idea de crear un ser semejante a mi. Moriré”.

Y así, desde su publicación en 1818, la imagen del monstruo de Frankenstein ha sido llevada a la pantalla grande, y no sólo a él, sino que incluso aparece su anhelada novia y su hijo.

De hecho, el ingenioso director Tim Burton hizo su aportación a través de Disney con "Frankenweenie", que cuenta la historia del joven Víctor, quien realiza un experimento científico para devolverle la vida a su amado perro Sparky.

Frankenstein ha inspirado otras obras literarias, y la imagen de la aberración que se describe en la historia ha sido explotada para causar terror durante siglos enteros.

El conde Drácula

Décadas después de la impresionante historia de Shelley, llamada también El moderno Prometeo; el irlandés Bram Stoker le daría la vuelta a los relatos de terror y volvería famoso al protagonista de su obra: Drácula.

Se trata de un conde ruin y despiadado que no se refleja en los espejos, hace vida nocturna y le chupa la sangre a las personas.

Inspirado por Vlad Draculea, conocido como "El Empalador"; un príncipe de Valaquia (lo que hoy es el sur de Rumania) y gran luchador, caracterizado por su manera de castigar a los enemigos y traidores; y considerado un héroe nacional.

Stoker inmortalizó al vampiro más conocido de la historia, que desde 1897 que salió a la luz su publicación, no ha dejado de circular en el mundo, y por el contrario, cada vez salen más ediciones de ésta.

A partir de Drácula comenzó un boom por el vampirismo, que si bien no comenzó con el escrito de Stoker, si lo llevó a un auge que a la fecha se mantiene.

La historia del conde Drácula ha sido adaptada al teatro y al cine, su imagen es ícono del terror en el mundo y a raíz de ésta han surgido miles de historias en torno a los chupasangre, incluso relatos ya alejados de su origen atemorizante, y en cambio, protagonizando novelas románticas para adolescentes.

Batalla de terror

Esta lucha que ahora los enfrenta, no es la primera que estos dos monstruosos personajes sostienen, pues ya han sido rivales en comics y películas.

Marvel retomó la historia del monstruo de Víctor Frankenstein; en esta vivencia animada se cuenta que al intentar suicidarse, no lo logró; y en cambio, sus signos vitales sólo tuvieron una especie de ralentización a causa del frío.

Años después, el calor lo revivió y la criatura, en busca del descendiente de su inventor, termina en Transilvania, lugar donde se desarrolla la historia de Drácula. En esta ciudad, ambos disputan una batalla donde el vampiro logra morderlo y lastimar las cuerdas vocales de su enemigo.

Vincent Frankenstein, nieto del hermano de Víctor, lo encontró y trató de darle un nuevo cerebro, pero murió en el proceso. Frustrado, el monstruo volvió a un estado de animación suspendida.

El conde y la criatura de Frankenstein protagonizaron varios films sobre sus luchas, donde también aparece El Hombre Lobo, quien al final es el ganador de los encuentros.

Veredicto

Si tomamos en cuenta los poderes que a cada uno se le atribuye: la fuerza y energía sobrehumanas, así como la resistencia a las temperaturas frías extremas del engendro de Frankenstein.

Contra la telepatía, el control mental, la fuerza sobrehumana, convertir en vampiros a quienes muerde y el poder de transformarse en animal de Drácula; sin duda, tendríamos a un indiscutible ganador.

Pues aunque hay diversas formas de frenar el actuar despiadado del conde a través de crucifijos, agua bendita, ajo y una estaca en el corazón; hay que recordar lo primitivo que es el pensamiento del monstruo que creó Víctor Frankestein, el cual, pese a que estudió a los humanos, y aprendió a hablar y leer, su furia era cegadora y embrutecedora, y no lograría apabullar al ruin vampiro.

Por lo que esta sangrienta disputa se la lleva Drácula.

 

ÚLTIMA HORA