¿Morirán los libros impresos? ¡Jamás!: Editorial Porrúa

Para la emblemática Editorial Porrúa, el libro impreso se encuentra más vivo que nunca.

Foto: Especial

En pleno apogeo de la era digital, continúa en el aire la pregunta sobre el futuro del libro impreso. Pese a los pronósticos fatalistas sobre estas publicaciones, existe un gran optimismo en el mundo de las editoriales, que todavía ven un futuro largo y positivo para los formatos impresos.

De acuerdo con Editorial Porrúa, el formato físico y digital puede convivir sin mayor problema, especialmente, porque existen diferentes tipos de públicos. Por ejemplo, detalló, hay lectores que todavía prefieren el papel, mientras que otros priorizan la movilidad y la portabilidad.

El director comercial de Grupo Porrúa, Rodrigo Pérez Porrúa, sustentó sus declaraciones al revelar que entre el 1 de enero y el 31 de diciembre del 2017, el 1.1 por ciento de sus clientes compraron títulos digitales, mientras que el 99 por ciento siguió adquiriendo libros impresos.

ÚLTIMA HORA

“Tenemos el libro tradicional en todas nuestras sucursales del país, y a partir de la alianza con Kobo, tenemos también la oferta del libro electrónico tanto del fondo de Editorial Porrúa, como de todas las editoriales que se publican en idioma español. La venta sigue creciendo porque hay interés en la lectura, pero a la par de ello, crece la piratería”, comentó, en declaraciones recogidas por Notimex.

El directivo destacó que la piratería se ha fortalecido, precisamente, por el interés de las personas en acercarse a la lectura. Además, lamentó que no exista un número importante de librerías en los diferentes estados de la República, debido a que son excelentes herramientas para promover el amor por las letras.

Porrúa detalló que tanto jóvenes como adultos siguen solicitando los libros clásicos como El periquillo Sarniento, Los de abajo o La raza cósmica, que se instalan como lecturas obligadas en varias escuelas.