#ESPECIAL: La sobrepoblación en México, ¿un problema real?

Con una población de 126 millones de habitantes, México es el décimo país más poblado de la Tierra.

Sobrepoblación Foto: ADN 40

Como cada 11 de julio, este jueves se celebra el Día Mundial de la Población establecido por el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) en 1989.

El objetivo de esta conmemoración es tomar conciencia de las temáticas globales demográficas, pues la población ha crecido considerablemente en los últimos años en dimensiones nunca antes vistas.

Actualmente, hay más de 7 mil 707 millones de habitantes en el mundo, con una estimación para dentro de un año de 7 mil 716 millones de habitantes. En este sentido, para 1990, la Tierra tenía 5 mil millones de habitantes, habiendo crecido en casi 20 años en 2 mil millones.

Tan solo China e India acumulan más de 2 mil 700 millones de habitantes por si solos, mientras que México se ubica en el décimo lugar de población con más de 126 millones de habitantes. Del tercer al noveno lugar se encuentran Estados Unidos, Indonesia, Pakistán, Nigeria, Brasil, Bangladesh y Rusia.

Desafortunadamente, el problema de la sobrepoblación se nota, dentro de los diez primeros lugares, en países en vías de desarrollo, lo que agrava el problema desde diferentes perspectivas.

¿Somos muchos en México?

En México, con una población de 126 millones de habitantes y una extensión territorial de aproximadamente de un millón 973 mil kilómetros cuadrados, devuelve una densidad poblacional de 64 personas por kilómetro cuadrado.

Sin embargo, esta cifra varia ya a nivel regional, pues tan solo la Ciudad de México, la aglomeración más poblada del continente americano cuenta con 22 millones 800 mil habitantes, lo que eleva su densidad a 2 mil 559.8 habitantes por kilómetro cuadrado.

Desafortunadamente, para el caso capitalino, la sobrepoblación ha traído problemas ambientales, especialmente por contaminación del agua y generación de residuos. Aunado a estos problemas, la escasez del liquido vital se empieza a visualizar, y se incrementará con el paso de los años.

A su vez, la demanda en servicios públicos aumenta, lo que implica un mayor consumo de recursos naturales que no finalizan por renovarse, lo que también tiende a ser un problema mayor en el mediano plazo.

¿Posibles soluciones?

Desde la segunda mitad del siglo XX, el gobierno mexicano comenzó a dimensionar la sobrepoblación como un problema mayúsculo, con lo que empezó a impulsar programas de control de población.

Lo primero que se debe disminuir es la natalidad, desde la escuela con una educación orientada a crear un cambio cultural y a la planificación familiar. La educación sexual es fundamental en este punto, un tema que todavía para muchos se considera tabú.  

De igual forma, mejorar el desarrollo social y económico de la población es primordial para crear conciencia en el problema que ocasiona tener más hijos de los que una familia puede mantener.

En este sentido, la estadística afirma que los planes nacionales para disminuir la tasa de crecimiento poblacional en México han venido funcionando, pues mientras en los setentas la tasa de fertilidad era mayor a 6, en 2010 se redujo a 2.37.

ÚLTIMA HORA