#ESPECIAL: Valentina Tereshkova, la primera mujer en llegar al espacio

Pocos conocen su nombre, pero Valentina Tereshkova dejó su huella en la historia.

Valentina Tereshkova Foto: Tomada de medium.com

Valetina Tereshkova es uno de los nombres que no goza de tanta fama como Neil Armstrong o Yuri Gagarin, sin embargo, es una figura clave dentro de la industria aeroespacial. Se trata de la primera mujer astronauta que llegó al espacio exterior, un hito que sirvió para romper los estereotipos en este sector.

Conocida como La Gaviota, Tereshkova alzó la mirada al cielo el 16 de junio de 1937 y lanzó una frase que se volvió inmortal: “Hey, cielo, quítate el sombrero, allá voy”. Así emprendió el despegue consciente de que estaba por vivir algo único, además de marcar la entrada de la mujer en los viajes espaciales.

El inicio

Tereshkova no tuvo una niñez sencilla. Nacida en 1937 en Maslennikovo, población al norte de Moscú, se quedó huérfana desde muy pequeña por la muerte de su padre. Tristemente, la situación familiar la llevó a abandonar la escuela y se enfocó en estudiar correspondencia mientras laboraba en una fábrica textil.

Pero La Gaviota nunca dejó de soñar; entre sus aspiraciones estaba manejar un ferrocarril, sin saber que la vida le deparaba subirse a una aeronave espacial portando la esperanza de miles de mujeres que también deseaban resolver los misterios del espacio.

250px-RIAN-archive-612748-Valentina-Tereshkova
Tomada de Wikipedia.org

El ascenso

Tras ver la misión espacial de Yuri Gagarin en 1961, Sergéi Koroliov pensó que sería buena idea realizar un viaje con una mujer al mando. El 16 de febrero de 1962, Tereshkova fue elegida para sumarse al cuerpo de astronautas de la Unión Soviética. Solo cinco fueron finalistas de un proceso de selección que contempló a más de 400 mujeres; entre ellas, estuvieron Tatiana Kuznetsova, Irina Soloviova, Valentina Ponomariova, Zhana Yiórkina y la propia Valentina.

Tereshkova llenaba todo el perfil que buscaban los soviéticos, pues tenía un origen sencillo y su padre, el sargento Vladímir Tereshkov, era considerado un héroe de guerra tras perder la vida en el marco de la Segunda Guerra Mundial. Actualmente, existe un monumento en honor a su progenitor en Lemetti.

Tras ser considerada la mejor opción, Valentina comenzó a tomar la capacitación para vuelo en ingravidez, pruebas de aislamiento, centrifugador, teoría de cohetes y naves espaciales de ingeniería. Asimismo, realizó 120 saltos en paracaídas y se formó como combatiente a bordo de aviones de guerra.

La misión

El plan original contemplaba que Tereshkova viajara en el vuelo Vostok 5, sin embargo, hubo un cambio de planes y la misión fue a bordo del Vostok 6. En la mañana del 16 de junio de 1963 se vistió con su traje espacial y fue llevada a la plataforma del lanzamiento. Revisó sus comunicaciones y el soporte vital, para después ver cómo sellaban la aeronave. Después de dos horas, Tereshkova despegó hacia el espacio exterior, convirtiéndose en la primera mujer de la historia en lograrlo.

Aunque sufrió náuseas, mareos y malestar físico, Valentina soportó 48 vueltas alrededor del planeta Tierra, además de llevar a raya la bitácora y tomar fotografías del horizonte que posteriormente sirvieron para descubrir aerosoles atmosféricos.

Valentina-Tereshkova
Tomada de Sputnik

El retiro

Después de la misión, se graduó como ingeniera espacial en 1969, mientras que solo un par de años más tarde recibió el doctorado en ingeniería. Debido a su gran proyección, llegó a ejercer varios puestos de importancia como miembro del Soviet Supremo e incluso perteneció al Comité Central del Partido Comunista.

En 1997, Tereshkova se retiró de la Fuerza Aérea y del cuerpo de astronautas, además de ser la portadora de la bandera olímpica en los Juegos Olímpicos de Invierno de 2014.

En 2013, a sus 76 años, expuso su gran anhelo de poder viajar a Marte, aunque solo fuera un viaje de ida. Tereshkova nunca ha dejado de soñar.

ÚLTIMA HORA