Gobernador de Florida firma ley que extinguirá las ciudades santuario

Ron DeSantis firmó una ley muy estricta para poner fin a las ciudades santuario.

Florida va contra las ciudades santuario Foto: Ron DeSantis / Twitter

El gobernador de Florida, Ron DeSantis, se convirtió en blanco de críticas tras firmar una polémica ley que busca acabar con las llamadas ciudades santuario, término utilizado para referirse a aquellas urbes donde no existe persecución contra los migrantes sin documentos.

La norma que signó el alto mando de Florida prohíbe la protección de los migrantes y fuerza a las policías locales a cooperar con las autoridades estatales para que se proceda a su deportación inmediata.

DeSantis aseguró que aceptó signar esta ley para cumplir con una de sus promesas de campaña, la cual era combatir la inmigración ilegal. Entre aplausos de sus seguidores, argumentó que es necesario tomar medidas más radicales para acabar con la crisis que se vive en la frontera.

De esta manera, las fuerzas policíacas de todo el estado de Florida tendrán tres meses a partir del próximo 1 de julio para poner en marcha los mecanismos de cooperación que deriven en el arresto de los indocumentados y su deportación a los países de origen.

 

El Gobernador de California se mantuvo fiel a Donald Trump y a su ofensiva para la expulsión del país de quienes no tengan papeles de residencia. Incluso, ignoró los reclamos y protestas de los grupos de derechos humanos y para la defensa de los migrantes.

La Coalición de Inmigrantes de Florida lamentó que DeSantis haya firmado la ley que fue aprobada en un cuerpo legislativo de mayoría republicana, quienes no habrían tomado en cuenta que 20 por ciento de la población del estado son inmigrantes.

A partir del mes entrante, todas las agencias estatales, gobiernos municipales y departamentos de policía estarán obligadas a cumplir al pie de la letra la Ley Federal de Inmigración, pero también a que cooperen con el Servicio de Inmigración y Control de Aduanas para llevar a cabo los procesos de deportación.

ÚLTIMA HORA