#ESPECIAL: Alan Turing, el padre incomprendido de la computación

Este viernes se cumple un aniversario más de la muerte del matemático Alan Turing, quien es considerado uno de los padres de la ciencia de la computación.

Alan Turing Foto: Sinc

Este viernes se cumple un aniversario más de la muerte del matemático Alan Turing, quien es considerado uno de los padres de la ciencia de la computación y de la informática moderna.

Es particularmente reconocido por su trabajo durante la Segunda Guerra Mundial para la corona británica descifrando los códigos secretos nazis que ayudaron para que los aliados pudieran ganar el conflicto bélico.

Posteriormente, se dedicó de lleno al desarrollo de los primeros computadores electrónicos programables digitales, siendo el precursor de la computación.

A su vez, desarrollo la llamada máquina de Turing, un dispositivo que manipula símbolos sobre una tira de cinta de acuerdo a una tabla de reglas, que más que nada está diseñada como un hipotético que representa una máquina de computación incluso hoy en día.

De igual forma, ideó el test de Turing como una prueba para saber la habilidad de una máquina y su forma de pensar, y si es similar al de un ser humano o indistinguible de este, lo cual logró al analizar conversaciones entre un humano y una máquina.

El Código Enigma

En septiembre de 1939, Alan Turing fue convocado a Bletchley Park para trabajar en el Servicio Británico de Descifrado que buscaba entender la naturaleza de las conversaciones alemanas.

El cifrado se realizaba mediante una maquina llamada Enigma, similar a una máquina de escribir, en la cual cada vez que una letra era pulsada, era sustituida por otra mediante el uso de tres rotores.

Para entender a Enigma, Turing propuso crear otra máquina, la cual se llamaría Bombe, que indagaba una cadena de deducciones lógicas para cada combinación posible. El primer prototipo estuvo para marzo de 1940.

 Los trabajos del Servicio Británico Descifrado acortaron la guerra unos dos años gracias al descifrado de las comunicaciones nazis que realizó, y con la que anticipó muchos movimientos del enemigo.

Esta etapa de la vida de Alan Turing fue recientemente representada en el cine de la mano del director Morten Tyldum, con el actor Benedict Cumberbatch en el papel de Alan Turing, trabajo que le dio al británico una nominación al Premio Oscar.

Procesamiento y muerte de Turing

En 1952, Alan Turing fue procesado luego de que en un robo que sufrió, confesó su homosexualidad, algo que en el Reino Unido de mediados del siglo XX estaba penado. Turing se sometió a un tratamiento de inyecciones de estrógenos que le afectaron físicamente de manera considerable.

Dos años después, Alan Turing falleció por envenenamiento con cianuro que ingirió en una manzana envenenada, el cual se determinó fue un suicidio, aunque algunos sectores afirman que el genio pudo haber sido asesinado.

Finalmente, tras varios años de lucha, la Reina Isabel II promulgó en diciembre de 2013 un edicto en el que exoneraba de toda culpa a Alan Turing por los cargos que enfrentó en vida, una determinación celebrada por la comunidad LGBT.

ÚLTIMA HORA