#ESPECIAL: Las 6 claves para entender la guerra comercial entre Estados Unidos y China

En el marco de la guerra comercial entre Estados Unidos y China, Grupo Sexenio Comunicaciones te presenta seis claves de este conflicto que está afectando a nivel mundial.

Estados Unidos y China Foto: @GabyGallegosA

El gobierno del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, se ha caracterizado por ser diferente en muchos aspectos, que para bien o para mal, han cambiado no solo el panorama local, sino internacional.

Como empresario, Donald Trump conoce el panorama del ramo, por lo que se ha dedicado a reforzar para el beneficio de la Unión Americana ciertos aspectos que considera injustos.

Por ejemplo, el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) fue actualizado a 25 años de haber entrado en vigor, algo que ningún otro mandatario se había planteado. A la espera de que se valide el Tratado México-Estados Unidos-Canadá (T-MEC), este sería un logro de Trump.

Y por supuesto, el jefe de la Casa Blanca también se ha embarcado en una guerra comercial con China, su principal socio comercial y que ha sido el mayor damnificado por los ideales de Donald Trump.

Tan solo esta semana, la determinación de Trump de castigar a la empresa Huawei es la mejor representación de esto, y es que esta marca le está ganando la partida a Apple, y por ende, a los celulares de origen estadounidense.

La respuesta de Huawei no se hizo esperar, y aseguró que su negocio puede soportar la crisis, una vez que Google también informó que el sistema operativo Android dejaría de respaldar a la gigante china.

“La práctica actual de los políticos estadounidenses subestima nuestra fuerza”, dijo el fundador y CEO de Huawei, Ren Zhengfei, en una entrevista con la televisora estatal CCTV.

De igual forma, empresas estadounidenses del calzado como Adidas, Nike, Dr. Martens, Converse y otras más escribieron una carta en conjunto al mandatario norteamericano porque estiman que estas medidas pueden resultar "catastróficas" para "empresas, consumidores y la economía estadounidense en general".

En el marco de la guerra comercial entre Estados Unidos y China, Grupo Sexenio Comunicaciones te presenta seis claves entre este conflicto que está afectando a nivel mundial.

***

¿Realmente paga China los aranceles que les imponen?

De acuerdo al abogado Christophe Bondy, los que realmente pagarían estos impuestos serían los importadores estadounidenses. Por lo tanto, los consumidores finales serían los más afectados puesto que los costos simplemente se traducirían en precios más altos.

¿Cómo afectan los aranceles a China?

En el último año, el monto total de transacciones entre las dos naciones cayó un nueve por ciento, lo que sugiere que los aranceles podrían estar afectándolo, aunque para los especialistas no hay pruebas reales de que estos sea totalmente verídico.

Y a Estados Unidos, ¿cómo le afecta?

Como se explicó en el primer punto, los consumidores estadounidenses son los que sufren por las sanciones económicas impuestas por Trump, lo cual, si se profundiza, los más afectados serían los granjeros y la clase trabajadora que apoyaron la candidatura presidencial de Trump en 2016

¿Puede Estados Unidos cambiar de proveedores?

China además de proveer a Estados Unidos de productos totalmente industrializados, también es un proveedor de materia prima e incentivos, por lo que Trump sugirió al empresariado comprar lo que necesiten en Vietnam o “empezar a producirlo en Estados Unidos”. Sin embargo, los especialistas señalan que hacer estos cambios no es tan sencillo.

¿Y sí funcionan los aranceles?

Es difícil determinar si el impacto de los aranceles actuales ya está en marcha, puesto que en casos anteriores también es complicado. Por ejemplo, en 1983, Ronald Reagan impuso a las motocicletas japonesas un gravamen que según habría apoyado a Harley Davidson a salir de su crisis.

¿Cederá China?

La política económica china se ha caracterizado por ser dura y constante, por lo que los especialistas no creen que el gigante asiático cambie o incluso se siente en la mesa de negociaciones.

ÚLTIMA HORA