El itinerario que Colosio no llegó a concluir en una trágica jornada

Entre los archivos revelados sobre las evidencias del asesinato de Colosio, se encuentra el itinerario que no logró terminar aquel fatídico 23 de marzo de 1994.

El itinerario que Colosio no concluyó en Tijuana Foto: Tomada de Mexicanos Contra la Corrupción

El pasado viernes, la asociación Mexicanos Contra la Corrupción y la Impunidad (MCCI) reveló la segunda parte de evidencias sobre el asesinato de Luis Donaldo Colosio, quien fue muerto por arma de fuego durante un mitin político en Lomas Taurinas, Tijuana, el 23 de marzo de 1994.

Aquel día, el entonces candidato presidencial del PRI arribó a la ciudad de Tijuana alrededor de las 16:05 horas, tiempo del Pacífico. Su avión aterrizó en el aeropuerto Abelardo L. Rodríguez. El primer lugar que visitaría y que figuraba en la agenda era la colonia popular Lomas Taurinas, un asentamiento irregular que, de acuerdo con un análisis posterior, era el lugar con muchas vulnerabilidades.

Ante alrededor de cuatro mil personas en el llamado Acto de Unidad, Colosio ofreció un discurso que emocionó a todos los presentes. Cuando bajó del templete fue rodeado por una escolta limitada. Solo había caminado alrededor de 13 metros cuando ocurrieron los disparos que acabaron con su vida.

Entre los asistentes que fueron testigos del magnicidio, estuvieron habitantes de las colonias Lomas Taurinas, Fraccionamiento Otay Insurgentes, Tomás Aquino, Libertad, Alfonso Garzón, Del Río, La Presa, Playas de Tijuana y San Antonio de Los Buenos.

Las imágenes posteriores de la agenda de Colosio, aquella que jamás llegó a concluir, muestran que tenía planteado visitar el Club Campestre a las 18:30 horas para celebrar un diálogo con maestros.  A las 21:00 horas, el itinerario marcaba una cena con representantes de la sociedad civil. Desafortunadamente, el crimen perpetrado por Mario Aburto puso fin a la jornada y a la vida de quien se perfilaba a ganar las elecciones por la Presidencia de México.

ÚLTIMA HORA