Estos fueron los milagros de San Patricio que sorprendieron al mundo

En medio del colorido de los festejos de este día, muchos se olvidan de los milagros de San Patricio, obras que le valieron ganar muchos adeptos a la fe cristiana.

Los milagros de San Patricio le valieron muchos adeptos Foto: Especial

Este 17 de marzo se conmemora el Día de San Patricio, una fecha donde varios países del mundo se tiñen de verde. Aunque se trata de una tradición que está ligada a Irlanda y a países de habla inglesa, muchas naciones de Europa y América han decidido unirse a los festejos. En medio de esta algarabía, la gran parte de los entusiastas se olvida de los milagros de San Patricio que dieron paso a la celebración.

De acuerdo con los relatos, entre los milagros de San Patricio encontramos más de mil obras que habrían probado ante los creyentes que tenía la gracia divina. Entre ellos, sobresalen 33 supuestas resurrecciones, acorde con las palabras recogidas de un informe del monje Jocelin de Furnes.

A través de los años, los relatos sobre el santo han mutado hasta el grado de no saber cuáles son verdad y cuáles más producto de la imaginación, a pesar de que existen documentos religiosos que avalan algunos de ellos de manera oficial.

Entre los milagros de San Patricio más famosos está cuando llevó a todas las serpientes al mar para hacer que se ahogaran, librando a la sociedad irlandesa de los frecuentes ataques que sufrían por parte de estos reptiles.

En su arribo a la tierra que se convertiría en la gran ciudad de Dublín, San Patricio profetizó que dicha región sería una zona muy próspera. Inmediatamente, hizo brotar una fuente de agua natural como una señal de optimismo y esperanza.

Asimismo, uno de los milagros de San Patricio más famosos fue cuando acabó con el escepticismo de un príncipe sobre la resurrección. El religioso regresó a la vida al abuelo del integrante de la familia real, quien se levantó de su tumba ante la admiración de todos.

San Patricio nació en Kilpatrick, población cerca de Dumbarton, Escocia. Dice la historia que fue tomado como prisionero a la edad de 16 años, para después ser vendido como esclavo. Pasó alrededor de 6 años en Irlanda, donde aprendió el idioma celta. Tras fugarse, migró a Francia para insertarse en la formación eclesiástica y ordenarse como sacerdote. Cuando tuvo 46 años, regresó a tierras paganas para una fuerte campaña de evangelización.

Además de los milagros de San Patricio, otro detalle importante de su legado es que construyó más de 700 iglesias y ordenó a cinco mil sacerdotes. Por ello, es considerado como el padre de la fe de los irlandeses.

ÚLTIMA HORA