#ESPECIAL: La refinería de Dos Bocas, ¿más desventajas que ventajas?

La construcción de la refinería de Dos Bocas, Tabasco, es una de las acciones principales del plan energético del gobierno federal.

Refinería Foto: @reporterosdlsur

Una de las promesas de campaña del ahora presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador, fue la de la construcción de una nueva refinería en Dos Bocas, Tabasco, como parte de un ambicioso plan energético.

Aunado a la baja del precio de la gasolina, que si bien se ha cumplido en la zona fronteriza norte de México y en el resto del país en menor medida, para que pueda bajar más, se debe incentivar la producción nacional.

Y es que las refinerías en el país apenas producen el 20 por ciento de la gasolina que se consume a nivel nacional, una cifra imperdonable para un país productor de petróleo.

“El petróleo se va a quedar en Tabasco, se va a quedar en el país, porque vamos en Dos Bocas a construir una refinería para que el petróleo se procese en Dos Bocas y de esta manera se le dé valor agregado a la materia prima”, explicó López Obrador en febrero de 2016.

Sin embargo, el proyecto de la construcción de la refinería en Dos Bocas, Tabasco, sufrió un golpe duro esta semana cuando el subsecretario de Hacienda, Arturo Herrera, aseguró que se retrasaría, y por lo tanto, no estaría para este sexenio.

En entrevista para Financial Times, Herrera detalló que se destinarán aproximadamente 2 mil 500 millones de dólares de la obra para incrementar la producción de la empresa estatal.

"No autorizaremos (la construcción) hasta que tengamos una cifra final que no sea muy diferente de los 8 mil millones de dólares originales", mencionó y agregó que la inversión prevista en la refinería para este año "puede ir a la exploración y producción" de Pemex.

El gobierno federal, y el mismo presidente Andrés Manuel López Obrador, no tardaron en desmentir las palabras del funcionario reconociendo un malentendido, aunque las palabras ya habían sido dichas.

Inviabilidad del proyecto

Tal cual pasó con el nuevo aeropuerto en Texcoco, la refinería de Dos Bocas en Tabasco también ha contado con estudios para evaluar su viabilidad, tanto técnicamente como económicamente.

En este sentido, el Instituto Mexicano del Petróleo (IMP) determinó que la nueva refinería es "inviable técnica y financieramente", tal como está planteada.

El diario Reforma tuvo acceso a este estudio y reveló que tal como está plantada, el proyecto costaría 14 mil 740 millones de dólares, es decir, más de los 8 mil millones de dólares calculados al inicio.

Sobre la financiación, el IMP plantea un escenario donde la inversión proviene 100 por ciento de recursos públicos y otro donde sea financiamiento a pagarse en 15 años con inversión pública y privada.

Los costos aumentan si se construye en Tabasco porque requiere invertir en acondicionamiento y cimentación para soportar los equipos más pesados, además de retirar infraestructura que pertenece a la Administración Portuaria Integral (API) de Dos Bocas.

Impacto ambiental

En su momento, El Financiero aseguró que el terreno donde se va a construir la refinería de Dos Bocas constituye aproximadamente unas 400 hectáreas, lo cual, por supuesto, contemplaría la limpieza del área para posibilitar su levantamiento.

Ante la situación, el gobernador de Tabasco, Adán Augusto López, declaró que este proyecto contempla “la reforestación y el rescate ostrícola”.

Las organizaciones ambientales no tardaron en salir a ruedo. Por ejemplo, el Centro Mexicano de Derecho Ambiental (CEMDA) salió a rebatir esta declaración y presentó una denuncia por la remoción de vegetación de Dos Bocas, sin contar con autorización legal. Esto ya que comenzó desde septiembre pasado la tala de árboles y quita de vegetación para preparar el terreno.

ÚLTIMA HORA