INAH, en peligro por incertidumbre laboral

La situación del INAH es alarmante, advierte uno de sus principales arqueólogos.

INAH Foto: Tomada de INAH

Eduardo Matos Moctezuma es uno de los arqueólogos más reconocidos del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), sin embargo, ahora se encuentra visiblemente preocupado por el futuro del organismo en el que lleva laborando casi 60 años.

El responsable del proyecto del Templo Mayor reconoció que el INAH no atraviesa por una de sus mejores épocas, debido a que existe incertidumbre sobre el futuro de los trabajadores. Reiteró que la contratación de pasantes y la incorporación de empleados eventuales no genera la certeza necesaria para un organismo que se sostiene de la investigación.

“Muchos de los pasantes que hacen sus tesis con este tipo de contratos carecen de garantía laboral y uno de los riesgos es que no den seguimiento o no concluyan su investigación. En este sentido, sí hay proyectos que corren peligro de perder personal, personal que por otro lado ya tenía cierta experiencia”, declaró en entrevista para Aristegui Noticias.

Matos Moctezuma advirtió que las dudas que existen sobre la recontratación de algunos trabajadores tienen implicaciones directas sobre la labor que se desarrolla al interior del instituto.

“Ante las señales que amenazan la recontratación es necesario hacer ver las implicaciones del INAH. No solo se trata del desempleo y de gente que perderá su ingreso después de años de trabajar en la institución, también implica perder experiencia. Al rato tendremos que empezar de cero y preparar gente”, añadió.

A la pregunta de expresa de cómo describiría la situación por la que atraviesa actualmente el INAH, el arqueólogo consideró que se encuentran en una situación de emergencia por el tema laboral, algo que se acentuó con la política de austeridad promovida desde el Gobierno de la República.

“Muchas investigaciones siguen adelante y muchos colegas siguen trabajando, pero ahora estamos en un estado de alarma por la situación de los trabajadores. Entiendo que las autoridades de cultura están preocupadas por conseguir presupuestos adecuados para poder llevar a cabo una función que es para el bien de nuestra historia”, concluyó.

ÚLTIMA HORA