'El Chupeta' relata relación entre Colombia y el Cártel del Pacífico

En su segundo día como testigo, El Chupeta siguió contando sobre la relación de El Chapo Guzmán con Colombia.

Foto: Especial

Juan Carlos Ramírez, mejor conocido como El Chupeta, detalló las relaciones entre Colombia y el Cártel del Pacífico, en especial con los negocios realizados con Joaquín Guzmán Loera.

En su tercer día como testigo de la fiscalía en el juicio contra El Chapo, el también líder del cártel del Norte del Valle, reafirmó que fue en 1990 cuando conoció al narcotraficante mexicano cuando comenzó a venderle cocaína, sorprendiéndose por la rapidez con la que lograba trasladarla a Estados Unidos.

El Chupeta señaló que después de tener problemas para el envío de la droga, propuso a El Chapo en 1993 cambiar la ruta para trasladarla en barcos camaroneros por el Pacífico. En cambio, los miembros del Cártel de Sinaloa sugirieron trasladar la cocaína a Guerrero, donde Guzmán Loera contaba con contactos con la policía para poder trasladarla a Sinaloa y a la frontera.

ÚLTIMA HORA

Con este movimiento, El Chapo aumentó sus ganancias del 40 al 45 por ciento, esto por los pagos de sobornos que realizó a Guillermo González Calderoni, quien tenía a su cargo la oficina en Guadalajara de la dirección general de Seguridad de la Procuraduría General.

El nombre de Calderoni ya había sido mencionado en el juicio, esto por Miguel Ángel Martínez Martínez, ex piloto del Cártel de Sinaloa y quien apuntó que el policía recibió pagos para permitir el tráfico de drogas.

“Tendría que hacer arreglos con la Marina, lo que aumentaría los costos”, explicó El Chupeta, quien intentó negociar a la baja, pero no se molestó por las reparticiones por el buen trabajo de Joaquín Guzmán.

El Cártel del Norte del Valle llegó a enviar más de 20 embarcaciones con al menos 10 mil kilógramos de cocaína, mientras que de 1990 a 1993 fueron enviados de 12 a 14 aviones a México con droga. Entre 2002 y 2005 el sistema cambió y se llegaron a utilizar lanchas rápidas, submarinos, aviones pequeños y barcos pequeños.

El Chupeta también habló sobre los presuntos asesinatos que ordenó contra sus rivales, teniendo entre sus víctimas a rivales, trabajadores sospechosos y funcionarios.

“Es imposible ser líder de un cártel en Colombia sin la violencia… Estas personas eran un riesgo contra mi organización o contra mí mismo”, afirmó.

Juan Carlos Ramírez fue detenido en 2008 en Brasil, mismo año en que fue extraditado a Estados Unidos, cooperando para el gobierno desde entonces y esperando su sentencia, la cual espera reducir al ser parte del juicio, aunque su sentencia mínima será de 25 años.