Listo el primer fármaco que podría curar la diabetes tipo 1

Científicos lograron desarrollar el primer fármaco que podría representar la cura para la diabetes tipo 1.

Foto: Especial

Un equipo internacional de científicos, liderado por investigadores del Centro Andaluz de Biología Molecular y Medicina Regenerativa de Sevilla, desarrolló el primer fármaco que ha tenido éxito en ratones y cultivos de células humanas en la misión de curar la diabetes tipo 1.

En caso de que tenga los mismos resultados en las siguientes pruebas en humanos, la humanidad habrá dado un paso importante en materia de salubridad, pues representaría la cura para esta enfermedad.

“Si realmente son capaces de trasladar esto a humanos, y eso será en un futuro no corto, tiene aplicaciones no solo en prevención sino en tratamiento. Esto abre una puerta a la cura de la diabetes tipo 1”, señaló el investigador Ramón Gomis, de la Universidad de Barcelona.

ÚLTIMA HORA

Este padecimiento se caracteriza por aparecer en la infancia con mayor frecuencia. Los linfocitos se encargan de destruir las células beta del páncreas, cuya tarea es almacenar y secretar insulina, por lo que los enfermos necesitan inyecciones de por vida de dicha hormona.

Con el nuevo fármaco, los pacientes verían reducida su condición autoinmune y experimentarían la repoblación de las células beta destruidas. Hasta la fecha, los tratamientos de inmunosupresión y terapias celulares no pueden desempeñar las dos tareas de forma simultánea.

“Para curar la diabetes hay que tener las dos cosas: fabricar céulas que sustituyan a las que no funcionan y detener la causa”, señaló el experto Bernat Soria, quien participó en las investigaciones para el desarrollo del fármaco.

La visión más optimista, de acuerdo con los propios especialistas, es que se logre reeducar el sistema inmune para que los pacientes no tengan que consumir una pastilla de por vida, aunque si este fuera el caso, también representaría un avance importante porque se acabaría con las inyecciones de insulina para los enfermos.