CNDH reconoce determinación de la SCJN sobre la Ley de Seguridad Interior Foto: Especial / Imagen ilustrativa del Presidente de la CNDH

Luis Raúl Pérez González, presidente de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) reconoció la determinación tomada por la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) al invalidad la Ley de Seguridad Interior.

El ombudsman comentó que con esta decisión la Corte dio la razón a organismos como la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, a la misma CNDH y a colectivos como Seguridad Sin Guerra, quienes advirtieron que esta ley significaba apostar por un modelo de seguridad que no ha sido útil en 12 años.

La CNDH, dijo, saluda con determinación la decisión de invalidar la Ley con una votación casi unánime, la cual también hizo eco por los argumentos de las acciones de inconstitucionalidad que se promovieron como la interpuesta por la misma organización.

Con la invalidez también se ratificó la necesidad de que la seguridad pública y la participación temporal de las Fuerzas Armadas se vean sujetas estrictamente a lo previsto en la Constitución acorde con los parámetros internacionales reconocidos.

 

 

Amnistía Internacional también reaccionó a la decisión y en un pronunciamiento afirmó que la declaración de inconstitucional de la Ley abre la puerta para que la próxima administración aliste un proyecto para retirar a las Fuerzas Armadas, aunque mostraron preocupación porque en su nueva propuesta se mantenga un modelo de seguridad militarizada.

“Es preocupante que el presidente electo haya presentado una propuesta de seguridad que repite esencialmente el modelo de seguridad militarizada fallido y que ha permitido la comisión de graves violaciones de derechos humanos en manos de las fuerzas armadas”, explicó Erika Guevara, directora para las Américas en Amnistía Internacional.

Al respecto, Luis Raúl Pérez González señaló que es necesario que el Plan Nacional de Paz y Seguridad enfatice el papel esencial que las autoridades civiles deben tener y se prevenga la subordinación de autoridades civiles a militares.

“En el documento que se hizo público se enfatizan acciones de carácter reactivo y sustentadas en el uso de la fuerza como la creación de una Guardia Nacional que, mayoritariamente, estaría conformada por elementos de las Fuerzas Armadas, lo cual sería incompatible con la intención que se ha declarado en reiteradas ocasiones de fortalecer a las instituciones civiles de seguridad pública y dejar en manos de las mismas esta materia”, indicó el presidente de la CNDH durante la inauguración del Congreso Nacional ‘Logros y Retos de los Derechos Humanos. A 70 años de la Proclamación de la Declaración Universal de los Derechos Humanos’