Así quedó Florida tras el embate del huracán Michael Foto: Especial / Huracán Michael en Florida

El huracán Michael azotó Florida en la víspera, dejando a cientos de personas sin electricidad, casas destruidas y árboles derribados. Hasta el momento, los reportes de los equipos de emergencia señalan que el meteoro dejó un saldo de dos personas muertas.

Durante la madrugada, el fenómeno natural se degradó a tormenta tropical, pero todavía representa un riesgo para el territorio estadounidense. Los expertos advirtieron sobre su desplazamiento por el sureste del país con velocidad creciente y vientos que rondan en los 85 kilómetros por hora (km/h).

Hasta mediodía de este jueves, Michael se encuentra a 63 kilómetros al oeste-suroeste de Columbus, Carolina del Sur, con una velocidad de desplazamiento de 33 kilómetros por hora. El pronóstico señala que acelerará con mayor fuerza a lo largo de la jornada.

 

 

El fenómeno ambiental dejará importantes daños en Carolina del Sur, para después causar estragos en Carolina del Norte y el sureste de Virginia. El meteoro se fortalecerá antes de entrar al Atlántico, por lo que para este viernes tendrá una velocidad superior.

Las autoridades locales informaron sobre posibles acumulaciones de agua de hasta 22 centímetros en algunas zonas de Carolina del Norte y Virginia. Asimismo, se encendió la alerta de posibles tornados en toda la zona debido a la inestabilidad generada por Michael.

 

En la víspera, el gobernador de Florida, Rick Scott, convocó al presidente de Estados Unidos, Donald Trump, a declarar desastre mayor en su estado para agilizar la entrega y ejercicio de los recursos en favor de los damnificados.

El funcionario calificó el embate de Michael como una tragedia ambiental “sin precedentes” en la historia de Florida, por lo que se necesita del mayor compromiso para hacer frente al escenario de devastación.