#ESPECIAL: 2030, el año de la gran catástrofe climática

De acuerdo con un estudio del Panel Intergubernamental sobre el cambio climático, el mundo enfrentaría una gran tragedia en menos de 12 años.

Foto: Especial

El calentamiento global y el cambio climático son grandes problemáticas de nuestro mundo; el cómo enfrentarlo es algo que tiene alerta a la gran mayoría de la comunidad científica.

La alarma aumentó después de la revelación del Panel Intergubernamental sobre el cambio climático, organismo que advirtió que el mundo solo tendría una década para lograr los objetivos y mantener en 1.5 grados Celsius el calentamiento global, ya que el aumento de medio grado más sería catastrófico a partir de 2030.

Los expertos analizaron más de seis mil estudios y documentos, donde se detallan las posibles complicaciones, así como las supuestas soluciones, por lo que se consideró como la advertencia más comprensiva hasta la fecha.

ÚLTIMA HORA

“A los científicos probablemente les hubiera gustado escribir en letras mayúsculas ‘ACTÚEN YA, IDIOTAS’, pero necesitaban decirlo con hechos y números… Y eso fue lo que hicieron”, explicó Kaisa Kosonen, perteneciente a Greenpeace.

Cabe señalar que el planeta ya se ha calentado cerca de 1 grado Celsius desde de la era de contaminación de carbono, por lo que todos los escenarios limitan el calentamiento global a 1.5 grados. Para contener la tragedia, se requerirían acciones gubernamentales, inversiones financieras inmensas y la cooperación de todos, con la intención de evitar problemas como los que se describen a continuación:

cambio climático

Medio grado hace la diferencia

En su reporte, el Panel Intergubernamental sobre el Cambio Climático marca la diferencia entre 1.5 grados y dos grados, a pesar de que los niveles seguirían siendo alarmantes para la Tierra.

El aumento desproporcionado del calentamiento afectaría al sector más pobre de la población, al no limitar la prevalencia de enfermedades como el dengue y la malaria.

Respecto a la naturaleza, el llevar el calentamiento a los dos grados provocaría que la mayoría de las islas bajas se vuelvan inhabitables debido al aumento de diez centímetros del nivel del mar, además de perderse todo el coral. En caso de mantenerse la perspectiva de 1.5 grados, se perderían del 70 al 90 por ciento de estas maravillas naturales.

La temperatura y acidez del océano también cambiaría, así como la capacidad de cultivar arroz, maíz y trigo. Cerca de diez millones de personas estarían expuestas a inundaciones, por lo que evitar el aumento de ese medio grado podría reducir el número de personas expuestas a los riesgos climáticos.

“Ambos polos se están derritiendo a un ritmo acelerado; árboles antiguos que han estado allí durante cientos de años están muriendo repentinamente y acabamos de tener un verano en que gran parte del mundo estaba en llamas”, comentó Kosonen.

Esto obligaría a que se necesite una mayor captura de carbono, mayor reforestación y más conversión de cultivos a biocombustibles que atrapen el carbono. Además, se tendría que transformar un territorio del tamaño de Estados Unidos en una zona de sacrificio de combustibles.

El planeta, afectado por los dos grados del calentamiento global, estaría más cerca de la destrucción del ecosistema planetario que permite la supervivencia de la humanidad.

cambio climático

Las posibles soluciones

El reporte advierte que limitar el calentamiento requeriría esfuerzos inmensos y poco vistos en la historia de la humanidad. En primer lugar, se requiere de inversiones globales masivas de alrededor de 2.4 billones de dólares anuales desde 2016 y hasta 2035.

Esto significaría reorientar toda la economía global, ya que los países solo realizaron una inversión de 280 mil millones de dólares el año pasado en la instalación de la energía renovable.

Las emisiones de dióxido de carbono (CO2) tendrían que reducirse 45 por ciento para 2030 y para 2050 prácticamente deberían haber desaparecido.

Respecto a las energías renovables, tendrían que proporcionar al menos 85 por ciento de la electricidad global para 2050, así como dedicar como mínimo siete millones de kilómetros cuadrados de tierra para cultivos energéticos, una extensión de territorio similar a Australia.

Otras acciones contempladas, pero exageradas en la vida real, involucran el uso de la tecnología y de nuevos desarrollos, como la captura de carbono u otras propuestas como el reflejar la luz solar de vuelta al espacio con la intención de enfriar el planeta.

“Existe una idea de que hay una solución para el cambio climático. No es así… Hay un millón de soluciones. Cuando las analizas, pueden ser relativamente pequeñas. Pero cuando las unimos se convierten en algo grande y con mucho potencial”, señaló Kristie Ebi, científica de la Universidad de Washington y autora principal del resumen.

 cambio climático

Nuestra realidad

El objetivo de mantener el calentamiento global en un máximo de dos grados Celsius es una de las intenciones del Acuerdo de París, un tratado internacional firmado el 22 de abril de 2016 que entró en vigor el 4 de noviembre de ese mismo año y que involucró a 193 países.

Sin embargo, muchos han dudado de su aplicación y la mayor parte de las naciones no están camino de cumplir sus compromisos.

Se tienen casos como el de Estados Unidos, una de las grandes potencias del mundo que, por decisión de la administración de Donald Trump, decidió abandonar el plan. Países como Brasil han expresado intenciones similares, algo que podría terminar por cumplirse en caso de llegar al poder el candidato de extrema derecha Jair Bolsonaro.

En caso de seguir con las actuales políticas globales, las estimaciones apuntan a que el calentamiento global se colocará en 3.7 grados Celsius en 2030.

“Limitar el calentamiento a 1.5 grados conlleva muchos beneficios en comparación con limitarlo a dos grados. Esto reduciría el impacto del cambio climático de maneras muy importantes”, indicó Jim Skea, copresidente del Panel Intergubernamental sobre el cambio climático.

 cambio climático

¿Cómo ayudar?

Si bien son importantes las políticas y acciones de gobierno, cambiar nuestro estilo de vida también contribuiría en cierta medida al combate del cambio climático.

“Uno puede creer que no puede controlar el uso que se la da a la tierra, pero uno sí puede decidir qué come y eso determina el uso de la tierra… Podemos elegir como nos movilizamos dentro de las ciudades, garantizar que elegimos a gobernantes que le apuestan al transporte público”, afirmó la Dra. Debra Roberts.

Entre las acciones que se pueden realizar están el cambiar, cuando sea posible, el uso de aviones para tomar trenes y autobuses, así como utilizar automóviles eléctricos, caminar o usar la bicicleta en los desplazamientos cortos.

Además, podríamos emplear la tecnología para realizar videoconferencias en lugar de viajar, así como secar la ropa al sol en vez de abusar de las secadoras. Otras medidas caseras son comprar alimentos de temporada producidos localmente y adquirir menos carne, leche, queso y mantequilla.

Sí, cualquier esfuerzo para salvar nuestro planeta es bien recibido. ¡Hagámoslo!

 cambi o climático