#ESPECIAL: ¿Vale la pena cambiar mi iPhone X por el iPhone XS? Foto: Especial / iPhone X contra iPhone XS

Cada que sale un modelo nuevo de Apple, los usuarios de la marca se cuestionan si deben cambiar sus actuales equipos para adquirir el nuevo teléfono. Aquellos que compraron el iPhone X, muy posiblemente se estén preguntando si deben comprarse el nuevo iPhone XS.

Si somos severamente estrictos, hay que decir que ningún teléfono será obsoleto al año siguiente de su estreno y, mucho menos, existe una enorme evolución de entre dos equipos con apenas unos meses de diferencia en su lanzamiento.

Es decir, quienes tengan el iPhone X todavía pueden presumir que poseen uno de los smartphones más potentes del mercado; para muchos, el mejor que se lanzó el año pasado. Sin embargo, también es cierto que “lo nuevo” resulta atractivo, despierta pasiones y motiva compras. Si quieres tomar una decisión un poco más pensada, analicemos el tema más a fondo.

La comparativa

Al evaluar el diseño del iPhone y el iPhone XS, es evidente que ambos teléfonos cuentan con la misma base estética. Con dimensiones compartidas, poseen especificaciones que no varían en lo más mínimo, como lo es el popular Face ID.

La principal mejora del equipo más reciente de Apple está en su procesador, el A12 Biónico, que, en palabras de la marca de la manzana, es “el mejor procesador que se haya montado jamás en un teléfono”.

En este apartado también tenemos que ser honestos. Solo los usuarios muy avanzados, y quizá ni siquiera ellos, noten la diferencia de rendimiento en el manejo tradicional del equipo. Es decir, serán pocas las aplicaciones donde se percibirá una ligera mejoría en el iPhone XS. La conclusión es que ambos son unas bestias en desempeño.

Si piensas que la cámara será un factor diferencial, tampoco tendrás grandes sorpresas. De hecho, el apartado fotográfico no evolucionó de forma sustancial en los nuevos iPhone. Es probable que lo más notable en su uso cotidiano sea la velocidad de apertura del lente y un bokeh más profesional.

Entonces, ¿debo cambiar mi iPhone X por un iPhone XS?

El tema determinante será tu solvencia económica. Si no deseas gastar demasiado dinero, una buena estrategia es vender tu iPhone X y agregar unos cuantos miles de pesos para hacerte de la nueva máquina de Apple.

De lo contrario, si la compra requiere de un esfuerzo económico importante para tu bolsillo, lo mejor será no poner en jaque tus finanzas. Las diferencias no lo valen.

En caso de que el dinero no sea una limitante, no hay razón alguna para que no estar a la vanguardia y dar el tarjetazo por el nuevo “cacharro” de Apple.