Desmienten que exista una ‘temporada de sismos’ Foto: Especial / Imagen ilustrativa de la población reaccionando a un sismo

Luis Quintanar Robles, investigador del Departamento de Sismología del Instituto de Geofísica de la UNAM descartó que exista una llamada temporada de sismos por lo que lo consideró un mito.

Señaló que a diferencia de otros años con lo que se cuenta es con una mayor tecnología para detectarlos con mayor frecuencia, por lo que es falso que ahora ocurran más que en otros años, solo que tenemos mayor posibilidad de detectarlos.

“En el mes de septiembre surgen creencias, mitos de que hay épocas para que ocurran los temblores, así como las hay para las lluvias. Hay que dejar claro que los sismos se originan al interior de la tierra y nada tienen que ver con fenómenos atmosféricos. Los sismos ocurren a lo largo del año y hay que estar preparados”, comentó el especialista.

Sobre el monitoreo de los sismos, destacó que existe una red de 30 estaciones en el Valle del México con las que se detectan los movimientos telúricos, como el de la mañana de este viernes registrado en la delegación Benito Juárez.

Al respecto, destacó que en esta zona los sismos no tienen una intensidad mayor a los 3.5 grados, al ser los de la mañana de intensidades de 2.2 y 1.8 grados, señalando que la población se encuentra más acostumbrada a aquellos movimientos surgidos en las costas.

“Estamos acostumbrados a la intensidad de los sismos que provienen de las costas del Pacífico, de magnitud mayor. Los que se originan en el Valle de México no van más alá de 3 o 3.5”, indicó.

Comentó que se tiene conocimiento de que la zona oriente de la capital del país es la de mayor sismicidad y que se han detectado entre 20 a 30 fallas, las cuales están siendo cartografiadas por el Instituto de Geología.

Recordó que el país es propenso a los sismos, por lo que exhortó a la población a hacer caso a las autoridades, atender a las actividades de prevención como los simulacros para mitigar lo mayor posible los daños.

“Los habitantes de la Ciudad de México deben considerar que los temblores ocurridos fuera del Valle de México tienen la capacidad de inducir sismicidad en nuestra urbe, adicional a la que se origina aquí mismo”, señaló Quintanar Robles.