#QUÉPASA: ¡Emergencia! Así golpeó el huracán Florence a Carolina del Norte

Desde primera hora del viernes, Carolina del Norte sufre el embate del huracán Florence.

Foto: Especial

Los habitantes de Carolina del Norte están en emergencia máxima por el azote del huracán Florence, un meteoro con vientos de hasta 144 kilómetros por hora. La fuerza de las ráfagas, así como la incesante lluvia, han dejado a decenas de damnificados y otras más a la espera de ser rescatados.

Hasta el momento, la situación más crítica se vive en la ciudad de New Bern, donde muchas personas tuvieron que subir a las partes más elevadas de sus hogares para salvarse de las inundaciones.

En las últimas horas, más de cien personas fueron rescatadas en esta localidad de Carolina del Norte, mientras que las aerolíneas anunciaron la cancelación de más de mil vuelos a lo largo de toda la Costa Este de Estados Unidos.

ÚLTIMA HORA

De acuerdo con las autoridades, el centro del huracán Florence podría traer más devastación para la zona. Los poderosos vientos e inundaciones ponen en riesgo numerosas construcciones en el estado norteamericano.

El meteoro tocó tierra cerca de Wrightsville Beach, Carolina del Norte, en punto de las 7:15 horas locales, según notificó el Centro Nacional de Huracanes de Estados Unidos. Una de las escenas más estremecedoras fue el colapso parcial del techo de un hotel en Jacksonville, lo que obligó a más de 60 personas a ser evacuadas de emergencia.

Los expertos aseguran que Florence sigue siendo un gran peligro para Estados Unidos, pese a su debilitamiento a huracán categoría I en la escala de V de Saffir-Simpson.

Más de un millón de personas de Carolina del Norte, Carolina del Sur y Virginia fueron evacuadas en las horas previas al inicio de la contingencia ambiental, siendo varias de ellas trasladadas a los refugios que se instalaron por parte de las autoridades de cada estado.

 

Durante los próximos cinco días, alrededor de 4.9 millones de personas en Estados Unidos sufrirán lluvias de más de 250 mm, por lo que es prácticamente inminente que se presenten inundaciones tierra adentro, afirmó el Servicio Nacional de Meteorología.