#ESPECIAL: ¿Conoces el Tratado Santa María-Calatrava?

El Tratado Santa María-Calatrava es el documento definitivo que reconoció la Independencia de México en España.

Foto: Especial

En este mes patrio, los Estados Unidos Mexicanos, nombre oficialmente reconocido en la Constitución para el país, celebra su independencia obtenida de España hace dos siglos, iniciada en 1810 y consumada en 1821.

El inicio de la Guerra de Independencia de México está reconocido para la madrugada del 16 de septiembre de 1810, aunque algunas versiones apuntan que Porfirio Díaz la recorrió para el 15 de septiembre para que coincidiera con su cumpleaños.

Por su parte, la consumación de la Independencia de México fue hasta el 27 de septiembre de 1821, con la entrada del Ejercito Trigarante a la Ciudad de México.

ÚLTIMA HORA

Sin embargo, y como fue natural, España no reconoció de inmediato la independencia de México, y por varios años, intentó reconquistar su vieja colonia con diligencias que organizaba desde la isla de Cuba, en aquellos años todavía bajo su dominio.

Por ejemplo, hasta 1825, el Fuerte de San Juan de Ulúa, en Veracruz, estuvo en posesión española, siendo el último bastión ibérico en territorio continental mexicano. A su vez, para 1829, Tampico fue atacada por un ejército liderado por Isidro Barradas que terminó por ser una victoria mexicana.

Incluso, en estos intentos por mantener la soberanía nacional, desde México se intentó tomar Cuba para terminar con las opciones españolas de recuperar la Nueva España. No obstante, esto representó una derrota para el nuevo país, pero no así sus asaltos en altamar a embarcaciones españolas que se acercaban a México.

El Tratado Santa María-Calatrava

España invirtió tiempo y esfuerzos en recuperar México mientras el rey Fernando VII estuvo en el poder, por lo que todo cambió a su muerte en 1833. Tras Fernando VII asumió el poder su hija Isabel II, aunque sus primeros años estuvo su madre Cristina de Borbón al frente de la corona española.

La Reina Madre tuvo como principal objetivo impulsar la recuperación económica de España dañada fuertemente por las guerras de independencia de sus colonias en América, por lo que optó a mantener un lazo de fraternidad y hermandad con sus viejas colonias.

Es así como tanto México como España, con ayuda de la Ciudad del Vaticano, comienzan a establecer relaciones diplomáticas para iniciar una nueva era en las historias de ambas naciones.

Por parte de México, el embajador en Inglaterra, Miguel Santa María, fue el encomendado para dirigir este dialogo. La corona española delegó a José María Calatrava estos esfuerzos para firmar la paz definitiva con México.

Finalmente, el 28 de diciembre de 1836, México y España firman en Tratado Santa María-Calatrava, nombre que fue tomado directo de sus representantes, dejando atrás todos los conflictos que existió entre los dos países.

“Su majestad la Reina Gobernante de las Españas, a nombre de su augusta hija doña Isabel II, [la reina viuda María Cristina, en representación de su hija Isabel II] reconoce como nación libre, soberana e independiente la república Mexicana, compuesta de los Estados y países especificados en su Ley Constitucional, a saber: el que se decía Capitanía General de Yucatán, el de las comandancias llamadas antes, de Provincias internas de Oriente y Occidente; el de la Baja y Alta California, y los terrenos anexos e islas adyacentes de que en ambos mares está actualmente en posesión la expresada República”.

“Y su Majestad renuncia tanto por sí como por sus herederos y sucesores a toda pretensión al gobierno, propiedad y derecho territorial de dichos estados y países.”