Porros de la UNAM obligan a estudiantes a drogarse

Los porros fuerzan a los alumnos de la UNAM a consumir drogas y cometer toda clase de actos humillantes.

Foto: Especial

Las autoridades de la Ciudad de México revelaron que la violencia de los porros está fuera de control, pero aceptaron que no se trata de una problemática nueva. El abuso de estos grupos de delincuentes llega a límites insospechados y afecta a los alumnos hasta el grado de poner en riesgo su propia vida.

Según testimonios anónimos recabados por El Financiero, los porros obligan a los estudiantes de la UNAM a consumir alcohol y todo tipo de drogas, incluso los han forzado a tener relaciones sexuales en lugares públicos.

Asimismo, señalaron que muchos alumnos sufren las brutales novatadas de estas organizaciones delictivas, sin dejar de lado su financiamiento a través de extorsiones a la comunidad académica. En caso de negarse a sus peticiones, las consecuencias pueden tener un desenlace trágico, advierten.

ÚLTIMA HORA

La investigación realizada por la Procuraduría General de Justicia de la Ciudad de México permitió conocer la forma de operar de estos grupos porriles, que se basan en sistema jerárquico que les permite tener completo control dentro y fuera de las escuelas. El fenómeno se presenta con mayor frecuencia en las instituciones de educación media superior.

Entre las víctimas preferidas de los porros se encuentran los alumnos de nuevo ingreso, estudiantes que todavía no conocen la dinámica de la universidad y que suelen espantarse con mayor facilidad. De esta manera, los obligan a darles cooperaciones periódicamente de entre diez y 150 pesos.

El jefe de Gobierno de la capital, José Ramón Amieva, reveló que desde su entrada a la escuela, los estudiantes son marcados por los porros. “Tú vas a ser mi novato o novata”, así es como los eligen para hacerles sufrir las más grandes humillaciones.

Asimismo, los expertos advirtieron sobre el uso de las redes sociales para mantener un control sobre los estudiantes. Los porros suelen utilizar WhatsApp y Facebook para enviar mensajes a sus víctimas o para coordinar sus actividades violentas.