Lydia Cacho me amenazó de muerte, me quiere intimidar: Edith Encalada Foto: Especial / Edith Encalada

El pasado martes 4 de septiembre, Edith Encalada ofreció una conferencia de prensa, en la cual, por primera vez, todas las víctimas del caso de pederastia cometido por Jean Succar Kuri, unieron sus voces en protesta contra Lydia Cacho desmintiendo a la que conocieron como "activista".

Al mismo tiempo, reprobaron la próxima producción con los cineastas Alfonso Cuarón y Guillermo Del Toro de la película Los Demonios del Edén basado en el libro homónimo, biografía no autorizada de la cantante Edith Encalada y otras víctimas de pederastia que quedaron exhibidas con la transcripción de sus expedientes legales que Lydia Cacho robó en el CIAM Cancún (Centro Integral de Atención a la Mujer).

En la conferencia, la prensa se percató que en el lugar estaba siendo resguardado con varios agentes de seguridad pública, pero Edith Encalada no se pronunció al respecto para no causar revuelo y desviar la atención del tema principal que era la protesta de todas las víctimas por la re-victimización de la periodista Lydia Cacho.

Ante la insistencia de los medios de comunicación, Edith Encalada se pronunció y dio a conocer que tristemente la amenazaron de muerte para que no realizara dicha conferencia.

“El domingo 2 de septiembre empezaron llamadas telefónicas al hotel y a mi celular, hicieron pública la invitación a la prensa y Lydia Cacho la publicó en su cuenta twitter y empezó a atacarme al igual que sus seguidores, el 2 de septiembre por la tarde con palabras altisonantes y muy agresivos cobardemente me amenazaron por teléfono y me dijeron que si daba la conferencia y hablaba contra Lydia me iban a matar, que más me valía no siguiera hablando de la periodista, porque bien la conocía -Sabes que es de armas tomar. Dijeron eso y colgué el teléfono y no volví a contestar" 

Edith Encalada continuó diciendo que le “exigieron muy violentamente que no se llevara a cabo dicha conferencia. Pero bendito Dios todo transcurrió en paz".

"Fue gente de Lydia, pues por primera vez en casi 15 años nos decidimos juntas a hablar de lo que pasamos en el CIAM y lo que ella ha seguido haciendo públicamente a pesar de no estar en su institución ni haberle dado ninguna autorización de utilizar nuestros expedientes legales y psicológicos", declaró Edith.