#ESPECIAL: Seis consecuencias de la adicción al smartphone Foto: Especial / Adicción al smartphone

Durante muchos años, se ha hablado del peligro de las adicciones a las drogas, así como de las consecuencias y riesgos que representa su consumo para la salud del ser humano. A la fecha, nadie discute que tienen un efecto nocivo para la población.

Como reza una frase popular: Todo en exceso es malo, sin embargo, no siempre resulta tan sencillo identificar las adicciones que influyen en nuestro comportamiento o que están afectando nuestra vida diaria. Para muestra, el uso compulsivo y adictivo de los smartphones.

Hasta mayo del año anterior, se tenía registro de cinco mil millones de líneas activas alrededor del planeta y una tendencia en ascenso de mil millones por cada tres o cuatro años. Esto no debería ser motivo de alerta, pero sí refleja el papel preponderante de dichos dispositivos en el mundo actual.

Y es que, si nos detenemos a reflexionar un instante, nos daremos cuenta que los smartphones se han vuelto parte fundamental de cada uno de los aspectos de nuestra vida. Ya no solo se limita al ámbito laboral, sino que son fundamentales para la interacción con la familia y los momentos de esparcimiento.

Ya no es necesario ir a la sucursal bancaria si desde el móvil puedes realizar transacciones e incluso algunos piensan en sustituir las reuniones de padres de familia en las escuelas de los hijos por las conversaciones en grupos de WhatsApp. ¿Para qué ir a pararse e ir a la sala del hogar a ver una película si podemos verla acostados en nuestro celular?

Si bien es cierto que los smartphones llegaron para facilitar muchas tareas en el día a día, también suelen generar comportamientos obsesivos de manera inconsciente, muy difíciles de detectar hasta que generan problemas más graves y a punto de estallar.

El Síndrome de la Vibración fantasma

¿Te ha pasado que revisaste tu celular completamente seguro de que vibró, pero al revisarlo no tienes ninguna notificación? Ante un posible estímulo el cerebro está preparado para responder de cuatro posibles formas. La primera, hay un estímulo y dice que existe; la segunda, hay un estímulo y lo ignora; la tercera, no hay estímulo y decide que no existe; y la cuarta, no se presenta ningún estímulo, pero el cerebro decide que sí lo hubo. Este último escenario es el que produce la llamada Vibración Fantasma.

Insomnio

La luz permanente de los smartphones influye en el proceso de producción de melatonina, hormona que se vincula al buen descanso. Los expertos recomiendan no dormir cerca de los teléfonos celulares para no afectar la calidad del sueño.

Tendinitis

Si eres un usuario compulsivo del smartphone, ya sea que pases muchas horas escribiendo o jugando muchas horas, es posible que comiences a experimentar dolor, entumecimiento o calambres. Algunas personas han llegado a sufrir tendinitis como consecuencia de este comportamiento adictivo.

Problemas auditivos

Los celulares se han convertido en nuestros reproductores de música, por lo que muchos suelen cargar a todos lados con sus audífonos para matar los ratos de ocio. Escuchar el volumen demasiado elevado puede generar daño al oído interno, que es donde se convierten los sonidos en señales que van al cerebro.

Dolor de cuello

La posición que normalmente adoptan los usuarios al utilizar el smartphone suele generar tensión en el cuello, los hombres y cabeza. Al dejar el cuello mucho tiempo flexionado, se genera un mayor esfuerzo en la columna vertebral que, a la larga, puede derivar en hernias discales.

Nomofobia

Se trata de un mal contemporáneo que alude a la sensación de miedo de salir de casa sin el teléfono móvil. Si sufres de ansiedad cada que no tienes el celular a tu lado, es posible que tengas este trastorno. En los casos más graves, se manifiesta con taquicardias, dolor de cabeza y de estómago.